La maestra oscuridad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Toda nuestra vida se vuelve absurda porque la energía que necesitamos para hacerla consciente está invertida en traumas infantiles, abandonos, dolores, separaciones y muertes, que chupan toda nuestra fuerza vital y nuestro poder personal. Nuestra misión terrestre como seres humanos coincide con la clave que permite entrar conscientemente en la quinta dimensión de la conciencia. Se trata de mantener el equilibrio y la serenidad en el corazón tanto en presencia de la luz como de la oscuridad. Se aprenden grandes lecciones de la oscuridad (por ejemplo al salir de una adicción a la cocaína) y existen grandes excesos fanáticos en la luz, sobre todo relacionados con el orgullo espiritual y la dualidad bueno-malo. Sólo cuenta el ahora, claro o sombrío, y da lo mismo que este instante trate de las lecciones del sol o de la noche, ambos senderos son sagrados y ambos relativos.

Uno porque está basado en el miedo y convierte a los demás en el enemigo, mostrando la baraja de la angustia, la cólera, los celos, la culpa o la locura. Se basa en la manipulación de otros, en la crueldad y en perseguir con ansia el beneficio personal. Cuando estas emociones negativas se presentan, primero las afrontamos con gritos y llantos y más tarde, con la experiencia, nos mantenemos serenos ante ellas y somos capaces de devolver la energía al sujeto implicado, recuperando así nuestra propia integridad.

El otro tiene sus cimientos en el amor o la compasión que acepta, a nivel celular, que ni la luz es tan buena ni la oscuridad tan mala. No elige ni juzga lo que viene, tan sólo lo acepta y lo vive conscientemente como una experiencia sagrada. Eres esclavo de lo que rechazas violentamente y eres libre de lo que apruebas con amor, que puedes utilizar según tus criterios para el mayor bien de todos los seres. En esta tierra no podemos vivir ni evolucionar sin sombra, así que la clave es hacerla plenamente consciente en vez de destruirla (ese sería el camino de la oscuridad, aunque acaben practicándolo todas las escuelas llamadas de luz). El amor y la compasión han olvidado los conceptos de bueno y malo, de bondad y de maldad, y de manera simple y ligera asumen que todo tiene su sentido en la universidad de la vida.

Hay veces en que seguimos caminos de luz y avanzamos en armonía con las leyes de la naturaleza espiritual y hay veces que seguimos los caminos de oscuridad luchando contra estas mismas leyes. Pero cada cosa es escogida por nosotros y en ambos casos obtenemos una cierta sabiduría que necesitamos para crecer. Cada uno es un dios o diosa y tiene razón en todo lo que hace, porque posee la libertad para hacer sus propias elecciones y avanzar por las sendas de la vida sea por los caminos iluminados por el sol o por aquellos que están oscurecidos por la sombra. La oscuridad resalta el brillo de la luz y ambas son hijas legítimas del cuerpo emocional, capaz de crear tanto paraísos como infiernos. Con emociones personales nunca existirá la paz, pero sin ellas ni siquiera crearemos un cuerpo espiritual digno de ese nombre. Hemos de amar desde la luz y desde la oscuridad, dejando a un lado la barrera del miedo que es el único enemigo del amor. Pero nunca olvidemos que aquellos que se encuentran en la oscuridad rechazan toda limosna hipócrita y sólo son transformados por el amor incondicional que les reconoce como guerreros poderosos en una dura batalla por atravesar el sufrimiento. Es hora de asumir el libre albedrío de cada ser humano (del dios-diosa que somos) para manifestar de manera personal, creativa y única la luz y la oscuridad.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

3 Responses

  1. marcelo

    He meditado mucho sobre el amor y el miedo, y a veces se confunden y uno no se da cuenta si teme al amor o ama al miedo, al fin de cuentas emociones son emociones y todos mis intentos de comprenderlas, no las evitan, asi que termino en una pregunta basica, ¿porque el amor y el miedo son enemigos?, el gran espiritu, dios o como se llame ¿se divide en dos solo para enemistarse?, el gran problema con el miedo es que nos causa culpa, por haber creido que debemos ser guerreros incorruptibles, y precisamente, creer en eso, es peor que el miedo, prefiero andar por la vida temiendo, aunque no sepa porque carajos sale ni de donde, que creerme no merecedor de mi propio amor o compasion, el miedo nos lleva a cometer actos que nos ponen en situaciones insostenibles que nos acobardan y despues nos sentimos culpables por acobardarnos, la triada perfecta de la gran culpa, va fangulo la culpa y la mierda la triada.
    Saludos y amor, amor y saludos.
    Marcelo

  2. roth

    mi sombra,mi vehemente sombra,esta en guerra con mi luz esencial,que vivo cuando por un momento me elevo del mundo dual apegado a mos filias y mis fobias.Rwsulta desgarrador,toda la luz experimentada en una trabajo de luz,ritual sanacion meditacion,,,se viene abajo en un nomento y ahora ya no eres eso,ahora eres un demonio.Pero un dmonio sufre mucho más ante la conciencia de la luz,que si no la tiene,si no la tiene simplemente no sufre,pero si la tiene es que te parte en jiirones.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!