Las dependencias invisibles

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué son esos filamentos que nos atan sin remedio a una persona, a una sustancia adictiva, a un equipo o a una manera de ser? La adhesión enfermiza a algo o a alguien debe ser puesta bajo la luz de la conciencia para poder aclarar sus implicaciones en nuestra vida. Nos apegamos al placer emocional o sensual, como el que producen ciertas drogas, y las tomamos a pesar de saber que eso va a atarnos todavía más a ellas. Somos adictos a los deseos y se despliega uno detrás de otro, sin descanso, como si el hecho de realizarlos disminuyera su importancia en nuestra vida. Pero le siguen más, nuevos deseos, y más… No importa lo que sea que persigamos, lo que importa es la sensación agradable que nos produce la aventura de perseguirlo. Deseamos cada vez con más intensidad, lo mismo que un toxicómano necesita cada vez más dosis para intoxicarse. Así que según intentamos satisfacer nuestros deseos, estos se fortalecen más, y eso nos impide ser felices.

Nos apegamos al yo, la imagen que tenemos de nosotros mismos, y creemos que ese es nuestro deber, defender lo importantes que somos. Intentamos poner cada suceso o situación en este mundo a nuestro servicio, siguiendo nuestros gustos que elevamos al altar de la santidad, como si fueran la única verdad posible. Así perseguimos lo que nos gusta y rechazamos lo que nos disgusta, agradable y desagradable, pero en este camino entramos en conflicto con otros y esto crea sufrimiento y dolor. Nos atamos a nuestras posesiones, que son la expresión de lo mío del yo, y como las posesiones se pierden (no son el alma inmortal) acabamos sufriendo de nuevo, más cuanto mayor sea nuestra dependencia. Incluso nos aferramos a las creencias, su verdad o falsedad es lo de menos, y luchamos por ellas contra el resto del mundo. Creemos que nuestra forma de pensar es la ideal y nos enfadamos mucho cuando surgen las críticas, sosteniendo una defensa a veces irracional de nuestros puntos de vista. Cuando lo único coherente es dejar todas las ideas de lado y mirar la realidad desnuda.

También estamos atados a ceremoniales religiosos, olvidando casi siempre el espíritu que les dio nacimiento. Practicamos los rituales externos creyendo que eso es cumplir con dios, y luego seguimos actuando en la vida cotidiana como usureros, gentes agresivas o comerciantes mentirosos. Sin la mente en paz y un corazón amoroso de poco sirve la oración piadosa, mientras el rencor, los celos o la ambición siguen campando por sus respetos. Valoramos más la letra de los libros sagrados que el espíritu interno, y predicamos y luchamos para defender principios, y no para hacer florecer el amor y la compasión en cada uno de nuestros pensamientos, palabras y actos. De aquí que el sufrimiento continúa y nos sentimos vacíos, sin paz en el corazón debido a los apegos.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

3 Responses

  1. Oskar

    Nos encargamos de que la matrix, nos tenga hechos lío. Actualicemos la siempre joven simpleza del sanyasin, , siendo impecables, manteniendo limpia la vasija donde se vierten nuestras aguas. Fácil decir….. atención y observación para hacer. Que el fuego interno avivado por los aires del pensamiento consciente nos ayude a florecer en la tierra, que así sea y gracias.

  2. marcelo

    No respondiste a la pregunta ¿que son los filamentos que nos atan a las adicciones?.
    Ya compre el pochoclo y espero sentadito en primera fila. 🙂
    Abrazo.
    Marcelo

  3. javier i. Alonso

    Hola Miyo!!,Primero agradecerte la molestia,por responderme y ayudarme a cavar en la misma piedra con ahínco, tengo alguna cosilla que quiero nos asesores,

    1- No resulta que tras la insatisfacción evidente de creerse una persona , es inaplazable la determinante decisión de Vivir desde La consciencia?
    2- Las pequeñas gratificaciones de ser una persona separada,la satisfacción de los deseos es lo que la mantienen en la identificación?.
    3- Esas historias de alcanzar un nirvikalpa samadhi, constituyen solo estados momentaneos?.
    4- y finalmente es cuando la atención, digamos lo así, se atiende así misma sin esfuerzo, cuando hemos llegado a casa?.

    con amor y agradecimiento.

    Javier i. Alonso

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!