Preocuparse bloquea la justa acción

Somos especialistas en el dudoso arte de la preocupación. Tiene que ver con las dudas o prevenciones que una situación levanta en nosotros, pero a nivel popular preocuparse se traduce siempre como un temor negativo a los sucesos que pueda crear esa situación en concreto. Nadie se preocupa por la felicidad que está seguro le espera en un encuentro con su amada o en unas vacaciones paradisíacas que tiene perfectamente organizadas. La persona prevé que algo malo puede ocurrir que lo estropee todo. Ni siquiera se da cuenta de que proyecta su temor sobre esa misma situación que teme, provocando en la realidad que le rodea justamente aquella situación negativa que le preocupa.

E incluso proyectándola sobre las personas de su entorno, desconfiando de sus actos y creando situaciones de confusión y de engaño. ¿Sirve para algo preocuparse? Porque internamente todos sabemos que sólo podemos ocuparnos, que temer aumenta los riesgos de catástrofe, que dudar de las gentes es empujarlas hacia el error que tememos. Incluso el que se preocupa sabe que todo es ilusorio, que esos temores nunca suceden en la realidad, que su imaginación disparada sólo crea escenarios de ficción, pero siempre habrá algún detalle que justifique la citada preocupación.

Volvamos al sujeto. Lo que manifiesta el que se preocupa es un miedo sin resolver que late soterradamente en su vida, y toma como excusa cualquier situación externa. La preocupación nunca puede ser positiva y no manifiesta una mayor atención o interés por algo o alguien. No es verdad que quien no se preocupa sea un pasota que no se interesa por los amigos o por los riesgos de una situación. En realidad preocuparte por algo o alguien no te defiende de ningún enemigo o circunstancia aleatoria, ni siquiera eres capaz de percibir adecuadamente la realidad, lo único que tienes es miedo y eso nunca ayuda y nunca es justificable para quien quiere dirigir su vida hacia un camino espiritual. Y el miedo te encierra en un laberinto cerrado, una escena dolorosa que se repite una y otra vez, nacida del miedo y representada en tu mente. Los problemas no son reales, sólo son fantasmas evanescentes nacidos del temor que nunca te atreves a mirar cara a cara y falsean totalmente la percepción de tus sentidos y la sensatez de tu mente.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

3 Responses

  1. Oskar

    Proyecto y he proyectado sobre los demás mi propia angustia desamor y fracaso. Me he cerrado centenares de puertas. Ahora, cuando se cierra una puerta, se abre una ventana.

  2. marcelo

    Garu, no es personal pero no tienes ni la mas remota idea de como viven en los paises «menos desarrolados» si a ti te parece que tratar de elegir que compramos hoy es una preocupacion, deberias tratar de ver como se vive cuando al salir de tu casa no sabes si vuelves a la noche, o si en verdad esta semana podran comer, nuestra gran comunion con la madre tierra seria genial si los grandes corporativos no vinieran, como de hecho lo han hechio los ultimos 500 años, a masacrar y depredar todo, absolutamente todo lo que puedan, dejando tras de si, toneladas de productos toxicos, ahora podria decir que si, que en realidad nuiestra gran ventaja es no saber que podra pasar con nuestro pais los proximos 5 minutos, cuando se llega a eso, las preocupaciones ya ni siquiera deberian tener razon de ser, y la frase celebre «que sea lo que dios quiera» nunca es tan pero tan bien expresada.
    Lo que expresa Miyo, es sobre todo, y eso es lo que creo, la enorme capacidad de llevar nuestros fantasmas a cualquier escena posible, no solo imaginando desenlaces sino muy a pesar nuestra, creando las circunstancias para confrontar esos temores una y otra vez, como si en verdad se tratse de una escalofriante pelicula de terror, y doy fe de esto,asi de simple es la ideacion creativa, que supuestamente nos empuja a superarnos, asi de compleja es para nosotros resolverla.

  3. Hola Miyo.

    Estoy contigo en lo que escribes en esta entrada , pero en la sociedad que vivímos se hace dificil no preocuparse , sobre todo en paises «desarrollados» y consumistas como el nuestro.

    En paises menos «desarrollados» , su población vive más despreocupada al estar en comunión con la madre Tierra .

    Quizás la clave esté en ser menos consumistas , practicar más el altruismo y sobre todo COMPARTIR .

    Dicho Tibetano :
    NO TE PREOCUPES , OCÚPATE .
    http://horizontes-manuel.blogspot.com/

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!