16 de Diciembre: Cambiando las rutinas

 

La velocidad del cambio es tan grande que hay un buen puñado de trabajadores de la conciencia han vuelto a sus viejas crisis y miedos, según se va abriendo el centro cardíaco y la cabeza va dejando paso al sentimiento. El corazón puede fluir con más velocidad que la mente, especialmente ahora que todo se acelera, y hemos de permitir que tanto su energía como la de nuestro ser superior nos guíen. Antes o después hay que lanzarse al vacío y salir de los caminos trillados, y eso sin paracaídas ni instrucciones. Simplemente somos ángeles y es hora volar.

Donde está tu atención y enfocas tu energía, eso es lo que creas para ti. Pero la reacción común es sentir que todo se descontrola en vez de asumir que sólo existe dios y que todo está en perfecto orden, que avanza por el camino más rápido hacia la creación de algo nuevo. Deja la basura mental, fabricada de límites y temores, de depresiones y dependencias, para realizar actos amorosos y gestos que transmitan alegría y fuerza positiva en cada una de tus acciones. Lo real es el amor, de él venimos y a él vamos. Lo irreal o transitorio debe dejar paso a lo permanente, al baile de agradecimiento y de celebración de la vida. La danza creará lo nuevo y todos sabemos danzar, aunque creamos que no es así.

Quitemos de nosotros esas consideraciones sociales de que hace falta dormir un número determinado de horas para sentirse sano y estar en plenitud de fuerzas. Hasta ahora en la casi generalidad de los casos, era la mente la que necesitaba dormir y no el cuerpo. Pero como cada vez dependemos menos de la mente y una inteligencia superior, genética, está despertando en las células del cuerpo, ahora es éste el que necesita dormir más que antes. Y seguiremos así hasta que cuerpo y mente se equilibren, pero la realidad es que nadie tiene que estar cansado cuando ha dormido tres horas. Sólo si lo creen, crean el cansancio. La resistencia humana permite una semana en estas condiciones, aunque en medio entremos en un estado alterado de conciencia. En el lado opuesto ciertas experiencias y cambios internos pueden provocar un intenso sueño durante dos o tres días.

Falta pasión en nuestra vida, entusiasmus, y hay que reencontrarla. Lo increíble es que no está unida a nada conocido, a ninguna forma artística ni nada semejante. Tenemos que invocarla, aún sabiendo que nunca la entenderemos, y nos transmitirá el sentido de por qué estamos en la tierra en estos momentos.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

2 Responses

  1. La pasión desaparece cuando te desconectas de tu esencia y no haces lo que te gusta. El ser humano es muy perfecto, y en cuanto haces algo que te gusta, vibras y te apasionas. El reto es romper con el miedo que nos impide hacer lo que nos gusta. La pasión está ahí. Gracias Miyo.

  2. marcelo

    Falta pasión en nuestra vida, entusiasmus, y hay que reencontrarla. Lo increíble es que no está unida a nada conocido, a ninguna forma artística ni nada semejante. Tenemos que invocarla, aún sabiendo que nunca la entenderemos, y nos transmitirá el sentido de por qué estamos en la tierra en estos momentos.
    SI, es verdad, estamos ciegos en una niebla de humo y en medio de las sierras, falta coraje, pero tambien falta vision, es comprensible que quien transita lo nuevo y el mundo le resulta apatico, necesita encontrar nuevas propuestas, nuevas formas de caminar.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com