18 de Septiembre: La frontera de la civilización


El plexo solar actúa como una válvula que indica la acumulación de tensión, el miedo, el estrés o el impacto negativo de una situación. No actúa como un verdadero chakra, sino como una frontera que separa la actividad de los chakras básicos de aquellos más sofisticados que exigen un mayor nivel de conciencia, de responsabilidad y de comprensión, como el pecho y la garganta. La depresión, con su ansiedad y su angustia, sólo puede manifestarse cuando se ha acumulado una enorme tensión en el plexo. Por ello hemos de estar siempre alertas al mantenimiento equilibrado de nuestro sistema nervioso y de nuestra actividad psíquica. Cada uno es víctima de sus propias emociones negativas, no aquel contra el que van dirigidas, y el plexo demuestra que esto es verdad.

¿Cuáles son las armas o instrumentos disponibles para apaciguar el plexo una vez que la crisis está presente? Ciertamente siempre será más difícil su control en tiempos de guerra que el entrenamiento relajado en tiempos de paz, pero vamos allá. Hay diversos medios de limpiar y liberar la tensión de la boca del estómago.

  1. Por ejemplo que en pleno viaje a las sombras alguien te haga un largo y suave masaje en esa zona, o ponga a vibrar las plantas de sus pies encima. Y mientras el masaje penetra en esa tensa musculatura, respira y observa las imágenes que vienen a lo largo de una o dos horas de práctica. Llora, grita y saca todo lo que escondes dentro.
  2. Intenta movilizar el diafragma a ritmo cortante como si se tratara de provocar la risa, aunque te duela. Y deja que eso dure hasta que explote en una risa enloquecida o en un llanto liberador. Esta práctica suele funcionar mejor que el pranayama yóguico como la respiración de fuego o el masaje abdominal del uddiyana, porque es más espontánea y puede ser dirigida por el inconsciente;
  3. Medita recogiendo la energía desde la fontanela al plexo y expulsa hacia el vientre, hara, hinchando ligeramente la tripa como en las prácticas del zen. Lengua en el paladar blando y puedes hacerlo también al pasear o en cualquier momento en que sientas especialmente el la presión encima del ombligo.
  4. Las posturas hacia atrás apoyados en las dorsales sobre un gran cubo o un enorme cojín, tipo bioenergía, ayudan si se practican junto a una respiración jadeante. La imagen física es como la postura de la rueda, los chavales la llaman el puente.
  5. El grito primal, el kiai y todos los gritos en sí, pueden ayudar a la mejoría temporal, especialmente en el caso de los niños. También expulsar varias veces con fuerza hasta que no quede nada de aliento dentro e inspirar lo más relajadamente posible.
  6. Es bueno llevar la mano izquierda (polaridad negativa) al plexo (línea central que corresponde a la polaridad positiva) para calmarlo. También ponerse un cristal en contacto con la zona (cuarzo, ágata, malaquita…).
  7. Incluso podríamos usar la hipnosis como medio terapéutico para descubrir las causas, liberar los temores y vaciar la tensión abdominal. Cerca de estas prácticas están las de magnetizar al sujeto con pases lentos (dados de frente, mano derecha sobre lado izquierdo) a lo largo de un par de horas hasta que el cuerpo entra en sueño profundo, y en ese estado es muy fácil cerrar la herida energética del plexo. Personalmente en las sesiones individuales sueldo la herida, que queda cerrada unos seis meses hasta que la energía personal del paciente sustituye a la que lleva prestada. En el proceso, la persona realiza una respiración-meditación semejante a la descrita en el número tres de este mismo apartado. Y luego en su casa sigue aplicándola durante varios meses, hasta recuperar el equilibrio y cerrar la fuga del cuerpo etérico.

No hay que olvidar que el plexo en tensión (más si en esa zona existen heridas en el velo etérico) es una de las causas esenciales de la agitación mental y de que la cabeza no pare un momento, ni de día ni de noche. Por eso el bloqueo del centro solar está involucrado en todas las crisis esquizoides y psicóticas que puedan manifestarse, además de los estado crónicos neuróticos que se manifiestan en la vida diaria.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

1 Response

  1. adolfo

    Hola miyo, a proposito del plexo quisiera preguntarte si el ajedrez puede afectarlo, porque te cuento que tuve unos episodios obsesivos con este juego que me dejaban dolor intenso en la base de la nuca por detras de la cabeza. o tambien en los momentos mas intensos, podia sentir un ardor en la boca del estomago.
    el hecho que simplemente no deje de jugar para solucionarlo, es porque, siento que puede ser parte de la sombra que tengo por resolver, y tambien porque pienso que me genera vivencias tan intensas como la vida misma pero resumidas y poderosas, entonces saco cosas positivas de ello.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!