16 de Agosto: La sangre inocente

 

Volvamos al tema de las líneas consanguíneas. Estamos enlazados con la familia de nacimiento y de sangre, así como con los lugares en los que hemos vivido, estudiado, jugado, donde hemos estado de vacaciones, las casas de los amigos, los parajes retirados en que comenzamos a filtrear con las primeras chicas o chicos, etc. La energía fluye de una generación a otra para que podamos enfrentar los mismos problemas en uno u otro cuerpo de la línea de sucesión sanguínea, especialmente a través de la persona más sensible que asume el papel de barrendero de los asuntos familiares.

Pero también cuando rechazamos afrontar una situación conflictiva con los padres, esa energía se desplaza a las relaciones secundarias y la prolongamos con nuestros novios o amigas, proyectando en ellos la sombra original que sigue sin resolverse en nuestra familia primaria. Y esto se repite sin descanso una y otra vez hasta que el asunto queda resuelto y la lección pendiente aprendida. Entonces el contrato del alma queda rescindido y finalizado en nuestras vidas, y la energía se libera del conflicto y retorna a nuestro almacén general.

También si un miembro de la familia alcanza a tener éxito en el proceso de ascensión, su presencia espiritual limpia y libera definitivamente a toda su familia, amigos y seres a los que ama o ha amado alguna vez a lo largo de su existencia.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com