26 de Junio: Proyectos por materializar

Tenemos pendiente en Borja el Templo del Agua de vida, una sala acristalada con doce pequeñas columnas, donde podremos encarnar mi visión del sueño. Esto implica que cuatro personas estén meditando, orando y cantando durante un año entero (día y noche, aunque cambien las personas que realicen el trabajo). Se trata de convertir nuestro manantial salvaje en fuente de sanación alquímica. Tendría una configuración oval, parecida a las mezquitas pero en miniatura, con doce delgados soportes. Justo lo suficiente para que esas cuatro personas puedan sentirse cómodas, cada una defendiendo una de las cuatro direcciones. El Templo estaría construido exactamente encima del ojo del manantial y de la cúpula árabe que lo rodea. “Yo soy un ser resonante electromagnético que rechaza todas las bacterias y virus. Mi campo magnético está tan cargado que puedo integrar todo lo que es de naturaleza dañina para mi cuerpo físico y convertirlo en aliado para la decodificación genética”.

Además de las Cabañas de oscuridad que ya utilizamos periódicamente, hay otros puntos de interés para el trabajo iniciático, y entre ellos vamos a destacar el Jardín de la Geometría sagrada que puede estar unido al Laberinto tradicional. Con una estructura cercana a los laberintos celtas con cuatro direcciones, en cada una de ellas se prepararía un trabajo interno y una especie de pequeña iniciación, vinculada a una de las figuras clave de la geometría sagrada. El camino quedaría hundido unos sesenta centímetros en la tierra, para que los setos no necesiten demasiado tiempo en su crecimiento y se logre aislar mejor el lugar de los sonidos externos. De forma rectangular o cuadrada, cada una de sus cuatro esquinas tendría un trabajo interno a realizar en una de las estructuras geométricas elegidas (un doble tetraedro, expresión de la Merkabah humana, un icosadodecaedro, que es la estructura energética actual de la Tierra, etc). En el centro un cántaro gigante de barro para poder mantenerse en postura fetal, o para quedar enterrado y a oscuras durante un cierto tiempo…

Hemos hablado de construir una stupa tibetana con los necesarios permisos y ceremoniales de los lamas tibetanos; focalizarnos en las fosas de filtrado de aguas para construir una piscina de barro (además de la piscina tradicional, alguna sauna individual y una plataforma de madera para el trabajo al aire libre); hacer una plaza del fuego perenne, siempre encendido, donde se practicarían cada día las ceremonias del agni hotra y los encuentros con el señor Tatewari, señor del fuego; también una Pirámide de las Cinco direcciones, siguiendo el camino de Trungpa, así como Plataformas para colgarse en vigilia nocturna de los arneses.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!