16 de Febrero: Cuando los maestros enferman


Hay personas veteranas en el trabajo interno, que canalizan mensajes, que tienen contacto con medios de sanación estelar muy sofisticados, que entran en estados de disolución meditativa, que conectan a distancia con cualquier familiar y que son tremendamente creativos en su propio trabajo, y que sin embargo siguen afrontando dolencias corporales graves. No entienden lo que sucede y creen que estas etapas tendrían que haberles abandonado hace tiempo, para vivir en una mayor armonía y salud, sin tantos problemas personales, afectivos, muerte de seres queridos, enfermedades, accidentes, etc. Protestan una y otra vez, como si para ellos fuera una mancha en su currículum el pasar por estas experiencias, propias de principiantes. Pero las cosas no son así.

Hay veces que la mente y el corazón están claros en el camino interno, pero las células no están preparadas para el salto cuántico de la iluminación y necesitan remodelar el cuerpo entero. O simplemente a nivel del alma, estas gentes toman a su cargo la liberación de todos sus familiares y conocidos que confían en ellos, y eso complica voluntariamente y retrasa un poco su propia evolución. También pueden ser pequeñas deudas e intentos, o miedos y culpas de infancia, que quedan pendientes y que se actualizan en bloque, situación tras situación. Hasta que esta etapa purgativa acaba con todo lo aplazado, y nos cansamos de creer que necesitamos pagar todas las deudas pendientes a través de la ley de causa y efecto. Un día la culpabilidad, los rencores olvidados, los rechazos y abandonos que nos hicieron sufrir, dejan de tener sentido y simplemente se alejan de nosotros. Pero para ello hemos de ofrendarnos con gran intensidad al espíritu, ponernos en sus manos para realizar lo nuevo, para estar disponibles y en plena forma, para lo mejor que podamos hacer en vistas a cumplir con la función asignada.

La oscuridad nunca será vencida, vuelve y vuelve en periodos cíclicos, y nuestra maestría debe manifestarse en la capacidad para acariciarle el lomo y dejar que se exprese, hasta que vuelva de nuevo a su madriguera. En el camino nos enseña muchas cosas. Has de abandonar la sensación de culpa y de suciedad en contacto con el demonio que eres. Nunca, hasta el último respiro de la dualidad, acabará esta batalla, este equilibrio que hay que mantener en cada momento entre lo que se inspira y lo que se expulsa, entre el día y la noche, entre el sentimiento femenino y la acción-voluntad masculina, entre la expansión y la contracción, entre el sol y las tinieblas. La luz activa acaba con la oscuridad pasiva y la oscuridad no puede con la luz. Una vela ilumina un almacén en la negrura, pero ninguna oscuridad puede apagar el brillo de una lámpara.

La experiencia mexicana me ha convertido en un imán para los conjuros mágicos contra mi persona y el grupo de danzantes hispanos. Al final todo se resume en el contacto con la fuente. Ninguna magia puede alcanzarte si estás enchufado a la red central y con ánimo conciliador, sin experimentar ninguna negatividad. Tan sólo una sonrisa como un espejo en el que rebotan las flechas y ya te pueden lanzar todos los conjuros del mundo, hacer todos los rituales que deseen o enviar a sus aliados esclavos contra ti. Eres invulnerable y el rebote de las energías negativas se vuelve contra los que las han convocado. Que descanse en paz su prominente ombligo.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

4 Responses

  1. Estoy contigo Laura, aceptar las «desgracias» y darles LUZ observando tus emociones y setimientos desde nuestro interior.
    ABRAZA AL MIEDO Y LO VENCERÁS,

  2. manu

    No tengo palabras para expresar lo que siento,solo digo gracias!! y que todo esto me llena.Es como si se confirmaran cosas que de alguna manera creia posibles.Un fuerte abrazo!

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com