24 de Enero: Atentos a los signos



Vivir el presente no tiene relación con evitar proyectos o renunciar a las metas, como si se tratara de descansar pasivamente sin hacer nada. Hemos de estar atentos a los signos y sincronicidades que llegan como fruto de la formulación de nuestros propósitos. En cuanto creamos un objetivo y nos focalizamos en él, el universo y el espíritu nos traen guía y respuesta a través de sucesos que parecen casuales, junto a situaciones que dan respuesta a nuestras inquietudes. Este es un camino espiritual que hay que aplicar en todos nuestros proyectos, incluida la iluminación. Pero que nadie crea que romper el muro de niebla, rememorar el olvido y conectar con nuestras dimensiones más ocultas es un camino definido de manera precisa, que antes o después hemos de recorrer por las vías trazadas.

Prestar atención al lado oscuro nos libera de sus garras. Nunca resolveremos los asuntos pendientes con la oscuridad visualizando imágenes luminosas de geometría sagrada, sino haciéndonos conscientes de ella en nuestra vida diaria y en nuestros sueños. Recapitulando mientras el fuego de la emoción nos quema y afrontando el prolongado esfuerzo por comprender sus motivos ocultos.

En otros tiempos todos nosotros pasamos por el contacto con las energías indígenas y ahora tenemos que limpiar capa por capa nuestro árbol genealógico y también el campo psíquico colectivo de la tierra, que dejamos impregnado en esas etapas históricas del pasado. Vamos barriendo la basura emocional, los actos violentos y las creencias fanáticas que fuimos depositando vida a vida en la psicosfera del planeta, hasta poder conectar con nuestras energías indígenas primigenias. Sólo entonces podemos permitir que estas energías fluyan desde ese punto lejano hasta nuestra realidad presente, y puedan anclarse en ella. Este proceso establece una conexión permanente con los antiguos maestros del mundo indígena (sean intraterrenos, ascendidos o con otras misiones estelares).

Es necesario activar nuestro sol del pecho y armonizarnos con la frecuencia energética de nuestra estrella-sol, lo que nos permite el contacto con los seres y las naves estelares que están presentes en esta región del universo de nebadón. Un día lograremos elevar esa frecuencia hasta el sol central de la galaxia y de esta manera conectaremos con nuestra completa herencia estelar. Lo mismo podemos hacer al enlazar con los devas de la naturaleza, pasando por el sol galáctico, hasta enchufar con las energías angélicas y los maestros ascendidos en sus diferentes manifestaciones.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

1 Response

  1. Juan Carlos

    Querido hermano , Gracias , ojala un numero elevado de hermanos/as puedan dotar de personalidad a sus ajustadores y ellos puedan dotarnos de supervivencia , para continuar el viaje mas alla de esta esfera llamada Urantia.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com