Naturaleza mágica .-. La cueva


[  Lucía asistió al curso de 'Natulaleza Mágica'. Éste es su viaje.  ]

PRIMER ACTO
La Cueva

Hola Miyo,

Soy Lucía, hermana de Ina, (la que caminaba con los bastones) sé que es un poco tarde para mandártelo, pero…. Podría darte muchas escusas, pero todas se resumen en una: MIEDO e INSEGURIDAD.

Te contaría todas las experiencias ya que todas fueron maravillosas, a pesar del dolor y sufrimiento, al final fueron todas positivas. Pero dijiste que te contáramos solo las más importantes o significativas. No soy buena con las palabras (como Ina), lo mío son los sentimientos, el sentir las cosas, el notarlas en las entrañas, en la piel, en el corazón. A sí que te lo contare lo mejor que pueda, la verdad es que es muy difícil expresar con palabras esos momentos…

Desde que empecé el curso noté y vi muchas señales inexplicables que no entendía, pero que poco a poco, algunas se fueron aclarando. Una de las experiencias más fuerte y bonita fue en la cueva pequeña, la segunda en la que entramos.

Entrar en esta cueva no me dio miedo, no llevaba linterna pero se veía un poco, no era tan oscura y profunda como la primera, allí ya dejé todo el pánico posible, así que no podía ser peor. Nos sentamos frente a una pared preciosa, la cueva era muy húmeda y fría pero se estaba muy bien, me sentía cómoda y sin miedo. Empezamos a respirar y yo no conseguía respirar de la forma que indicaba Miyo, no me salía la respiración, no entraba “en trance”, no conectaba. Todos los demás empezaron a responder a las respiraciones con sus cosas, vómitos, toses, suspiros, gritos. Yo nada, me limitaba a escuchar y observar; entonces cambié la respiración a mi manera, hice dos o tres respiraciones a mi modo e inmediatamente entré en un estado de relajación y quietud inexplicable e incontrolable y de repente, noto como la fontanela se abre, pero de una manera especial y empieza a entrar mucha energía y muy fuerte que me fue corriendo por la nuca y toda la espalda, como si fueran rayos de electricidad, pero muy potentes, tenía todo el cuerpo lleno de electricidad muy luminosa.

Luego empecé a notar en toda la frente y por detrás una presión muy grande, como si se hinchara y se abriera más; era como si tuviera una corona alrededor de la cabeza, y de repente una explosión de energía blanca, un cambio de frecuencia, como un estallido y me meto en una bola blanca grande, y todo era pura energía, y dejo de ser yo, no me siento, no me noto, y empiezo involuntariamente a balancearme y cantar una canción india, de las que cantan los indios (y que yo no sabía), y cada vez con más fuerza y más fuerte y me veo danzando una danza india con más indios al rededor. En un momento de la canción -cuando estaba cogiendo fuerza y potencia- se me abre la boca sola, sin control, lo máximo que se podía y se queda bloqueada sin poder moverla, y empiezan a salir gritos en unos tonos altísimos y de una manera incontrolada que me sale del vientre con mucha fuerza (y desde luego mía no es, jamás he podido gritar y menos con esa potencia) y no se me acababa el aire, como si no necesitara respirar. Era la primera vez en mi vida que esos gritos salían de mi garganta, y lo hacía sin esfuerzo alguno, como naturales y también salieron aullidos de lobo, y era el lobo, sentía estar dentro del él y me veía lobo. Los gritos eran liberadores, bonitos, no eran gritos de miedo, no había angustia, ni pena, era maravilloso, no había dolor, salieron solos de mi boca. Estaba dentro de una especie de bola de energía blanca muy luminosa… y poco a poco muy suavemente se fueron acabando los gritos, se me cerró la boca y ya no salían más, no quedaba nada más en mi vientre. Me quede muy relajada y con una gran corriente de energía, con mucha electricidad en las manos que podía encender una bombilla solo con tocarla. Eran rayos lo que tenía en los dedos y los veía claramente y temblaban sin control, no podía soportar tanta energía: me quemaba, me hacía daño, los dedos y manos se movían como locos, sin poder controlarlos pero con mucha seguridad mis manos se fueron a la garganta de mi hermana que estaba a mi lado, empezaron a descargar esa energía y temblaban todos los dedos y manos y hacían movimientos muy raros, como si sacara cosas de su interior, así estuve un rato hasta que se detuvieron y dejaron de temblar y se fue calmando la energía.

Luego me quedé con una paz inexplicable, estaba en una burbuja de luz que había tal paz y felicidad que no podía creerlo. ¡Dios, qué sensación! Parecía estar en el cielo, solo había luz y paz, y pensé: ésto es la felicidad y la paz interior, ésto quiero conseguir… poder estar siempre así, en todo lo que haga, sentir esa sensación.

Para finalizar todas empezaron a chillar y bailar lo más fuerte que podían por orden de Miyo (supongo que para liberar del todo, no lo sé) yo no podía articular palabra ni mover un músculo, no lo necesitaba. Yo continuaba en mi burbuja, no podía ni quería salir, estaba tan en paz, que no me molestaban para nada los gritos de los demás, los oía pero no me afectaban, yo seguía allí, sin poder decir una sola sílaba, no necesitaba decir nada, solo sentía esa enorme felicidad dentro de mí. En ese momento entendí, que se puede encontrar la paz en medio de la tormenta. Que no necesitas estar solo, ni aislarte en unas montañas, o irte al fin del mundo a encontrar el paraíso, para estar bien contigo mismo y sentir esa paz.

Lo que viví no se puede explicar con exactitud, es difícil describirlo. Es como estar en otro mundo. Supe por un ratito lo que es la paz interior y felicidad, eso que la mayoría de gente buscamos durante toda nuestra vida. Supongo que era eso, o algo parecido, porque… en esos momentos…no hay nada malo, ni nadie, no emociones, no apego, ni el antes ni el después, ni, ni… solo tú y el todo, tú y el nada, ese instante lleno de luz y paz en que no te afecta nada, no existe el dolor, el miedo, la angustia , la maldad…

Al salir de la cueva, estaba oscuro y no llevaba linterna, seguía al resto de la gente para encontrar la salida, en un momento del camino una voz en mi interior me decía “coge esa piedra , coge esa piedra” y miraba a mi alrededor, apenas se veía nada, era todo oscuro y no veía casi nada, seguí mirando y entonces la vi: todas eran piedras negras pero esa era blanca muy luminosa y la pude ver sin dificultad, la cogí la metí en una bolsita y me la guardé en el bolsillo y no sé por qué no la volví a mirar más, después sin mirarla la guarde tal como la tenía en la mochila. La verdad, no sabía si realmente era una piedra o un trozo de plástico o un palo, no sentí curiosidad, fue muy raro, solo sentí una gran emoción dentro de mí, y mi corazón latía muy deprisa, sentía el sentimiento tan profundo que me produjo al cogerla, nada más.

Cuando llegué a casa y deshice la mochila, cogí la piedra y la saqué de la bolsa. La sorpresa me puso la piel de gallina: no era blanca, ¡era NEGRA!, llena de moho, triangular, como una pirámide, la olí, y como si fuese una máquina del tiempo, me trasportó a la cueva y reviví todo aquello, el mismo frio, el mismo olor que sentía y tenía en la cueva, ¡DIOS! ¡Era como estar allí, qué pasada! Ese peculiar olor se me metió en la nariz y me llego al alma.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-. CONTINUARÁ .-.-.-.-.-.-.-.-.-.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!