Pregunta a Miyo-enero 2020

Pregunta a Miyo:

Estimado Miyo:
Deseo que desde tu conocimiento, experiencia y maestría me pudieras explicar qué está sucediendo con lo que se podría denominar “banalización de lo sagrado”.
Entendiendo “sagrado” no la ritualización orquestada desde la religión, sino más bien el sentido divino de todo proceso viviente, de todo ser.
Este sentido sagrado de la existencia nos ayuda a entender las diversas dimensiones en las que todo ser se desenvuelve, todo ser y todo acto y movimiento de dicho ser. Para entender esos movimientos a veces se recurre a símbolos y ritualizaciones.
El difundir o extender sin ton ni son, sin la debida consideración y conciencia movimientos o características de las dimensiones más elevadas del ser, de los seres, considero que está frivolizando muchos trabajos .
Personas que consideran que con tres cursos de formación ya pueden hacer cosas sin saber quizá el camino en el que se están metiendo.
La feria de banalidades ha extendido sus tentáculos en lo llamado “espiritual” y tenemos supermercados de cursos por todas partes, siendo difícil para los neófitos saber discernir la calidad pues las redes sociales lo democratizan todo.
Por ello te pregunto:
Cómo discernir lo sagrado de lo profano en este enorme
Supermercado espiritual?

Respuesta de Miyo:

Saludos C y ya veo que hoy tienes ganas de cambiar el orden de todos tus libros de autoconocimiento.
Todo el mundo tiende a lo sagrado, a la felicidad en diversas maneras, pero desde el ‘chakra’ en que se encuentra la base de su vida. Si el vientre es sagrado frente a la cabeza y pecho (mente corazón) nos encontramos con que las gentes más reales son l@s primitiv@s, gentes primarias que están más allá de la agresividad unidos por cierto lazo ’poético’ a la tierra (ese Cristo salvaje de los pantanos), o los que ya han logrado salir de las creencias, silenciar su mente y disolver lo más grueso de sus emociones negativas (ese Cristo brillante de las nieves). Pero entre medio queda un mundo entero centrados en la mente o en las emociones y todos ellos analizarán siempre lo sagrado para desmenuzarlo con argumentos o llenarlo de subidones emocionales…
Así que cuando alguien está en camino siempre jugará el juego psíquico y de auto justificación egoísta y luchará por ser reconocido. Mientras que alguien que ha dado un paso más allá del psiquimo siempre intentará mantenerse a distancia de estas gentes (de sus maneras, de sus reivindicaciones, de su objetivo de recabar y coleccionar las técnicas secretas que luego nunca practican, ya sabes…) y aunque las ayude nunca se mezcla con ellas.
Lo de no echar perlas a los cerdos es un consejo practico, y totalmente actual, así que la mayoría de las prácticas más eficaces hay que guardarlas en casa (se entra en el Misterio del espíritu por la continuidad —aspiración, sentimiento y voluntad— o por la práctica sofisticada de perlas sublimes cuando ya se ha preparado el camino durante años). Por otro lado entre medio de la muchedumbre siempre hay algunas lucecitas y algunos focos antiaéreos, y es para ellos que se trata de temas de los Misterios mayores. Los mentales solo discutirán los conceptos, y esas lucecitas irán hacia lo que está detrás, soñarán con ello y cambiarán su manera de vivir o de tomarse la relación con ciertas energías (religiosas, intuiciones, sincronicidades, etc).
Pero como bien comprendes alguien en mi situación ha visto a un enorme puñado de fantasmas levantes de todo tipo. Y están presentes en todos los encuentros, conferencias y demás… Solo les interesan sus apuntes para poder decir que ya han estado allí y que ya saben como responder a cualquier pregunta, pero sentarse en silencio cada día con un paciente sonrisa es para pocos. ES como si quisieran robar el cuaderno de las contestaciones y gestos que hay que hacer para responder a los koans del Mumonkán, pero nunca han estado enloquecidos por cada uno de los 48 koan ni por el epílogo de Mumón…
Pero así llegamos a la pregunta clave sobre ¿Cómo discernir lo sagrado de lo profano en el hipermercado espirituoso? Es el tiempo en que el Espíritu ha de entrar en la materia, en nuestras células, y por tanto estos son los pasos balbuceantes de esa conquista, de ese descenso de la luz vibral a la mente-corazón. Segundo todo es sagrado y no hay ninguna experiencia, incluso tergiversada, que no pueda transformar a un Ser humano si está maduro para ello, recuerda el yogur del Sakyamuni bajo el árbol bodhi (aunque nadie se acuerde de los seis años que llevaba intentando vivir sin comer y sin dormir). Al final todo es más simple, las tripas te dicen al lado de quien has de estar (en el mejor de los casos). Si la cabeza o el pecho son tus guías, llegarás a odiar lo que ahora amas… Y mientras tanto no hay cosas sagradas, solo seres sagrados, y todo Sol detrás de la fachada de su careta es el Espíritu Uno. Así que ¿cuántas veces un buen alumno ha despertado ese Sol en un mal maestro o maestra, convirtiéndolo por fin en aquello que solo estaba teatralizando? No podemos hacer nada C, sólo sonreír e intentar que nuestra cabeza se mantenga en calma. Te aseguro que no hay peligro en la vida si no te metes con las grandes energías, pero si te metes con ellas, los engaños se pagan. Es como si encendieras una luz en la noche y los radares de lo invisible dijeran, ahí hay otro nu otra que nos desafía, vamos a comérnosl@…
Y por eso la única respuesta posible es NO TENGO NI IDEA, aunque tampoco ganas de enfrentar el engaño, porque todo esto es un engaño tan increíble que solo una sonrisa y una mirada compasiva pueden vencerlo, mientras que cada vez que queremos explicárnoslo y justificar nuestras acciones y juicios, aún alimentamos más la mentira colectiva… Todo es Uno
Un cariñoso abrazo, Miyo

 

 

MUCHIIISIMAS GRACIAS, digna respuesta de un maestro. Me la quedo para releerla y meditarla. Confirma mis sospechas.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com