2020: Un nuevo ensayo de ascensión planetaria (en tres partes), Miyo Fiel

 

2020: Un nuevo ensayo de ascensión planetaria
(en tres partes)

1-El fin de la dependencia al sistema Matrix

El sistema solar, y con él nuestra Tierra, está atravesando un espacio cargado de altas frecuencias vibratorias que está bajo la influencia del Sol de nuestro Sol, Alcyone, en una zona alejada del centro de nuestro universo de Nebadón (dentro del multiuniverso de Orvontón). Y la intensidad de este proceso no deja de aumentar cada mes. Esto provoca el despertar en cadena de millones de seres humanos, que se reúnen en grupos de que reivindican el servicio a los necesitados, la defensa del medio ambiente o la conquista de mayores márgenes de justicia y libertad. Actualmente somos testigos de levantamientos populares en las cuatro direcciones del planeta, porque la presión de las nuevas energías llega con tanta fuerza que no puedes evitar unirte al tsunami general. Desde el año 2012, pasando por el pico del 2017, llegamos ahora a este momento excepcional del 2020, en que el despertar de las almas revienta como una sublevación contra la matrix establecida y sus leyes injustas e inhumanas en defensa del capital, sin ningún respeto por la Madre Gaia ni por la energía femenina que representa. Y al mismo tiempo durante estas últimas siete semanas una enorme energía celeste ha descendido sobre la Tierra externa e interna (alcanzando el vientre y la zona sacra de cada ser humano) y despertando el Sol del Plexo, que por fin ha quedado liberado de la mente parásita y de los depredadores, y puede jugar un papel esencial en el encendido de la Merkabah, o vehículo del Espíritu que Yo Soy.

Cuando se daña el cuerpo de tantos necesitados, por falta de alimentos y de hogar para vivir, se daña también su alma, y eso mismo sucede con el planeta entero. La conciencia de la humanidad está evolucionando exponencialmente, arrastrada por las energías que llegan desde el padre Sol, y esa nueva conciencia está permitiendo que surjan por todas partes nuevos líderes que coordinen el destino de una humanidad respetuosa con el medio ambiente y atenta y compasiva con las necesidades de los marginados (solo hay que contemplar la Emergencia Climática que han aceptado este mes los estados europeos en Madrid y los jóvenes que están en cabeza de esta toma de conciencia). Y será el elemento Fuego en todas sus manifestaciones el combustible que purificará la Tierra antes de la ascensión a la zonas intermedias de la 5ªD. Y además de los volcanes, las sequías, las tormentas magnéticas, las bombas y las revueltas, los incendios y los meteoritos (la espada de Mikhael y el Carro de fuego de Dios o Merkabah), dentro del elemento fuego jugará un papel especial la manifestación de una gran Llamarada solar enfocada hacia la Tierra (acompañando en otro orden de cosas a la Llamada de la Diosa), que se manifestará cuando la evolución de la conciencia de la humanidad alcance un nivel irreversible de no retorno a las bajas frecuencias.

Pero tienes que ser plenamente consciente de que el Apocalipsis, y sus temidas catástrofes con los cuatro Elementos descontrolados, no son necesarias ni imprescindibles para la ascensión colectiva y planetaria, siempre que tu y cada uno de nosotros resplandezca desde dentro. Por encima de todo se encuentra el Fuego interno, que nos hace encendernos como hogueras de san Juan en medio de lo cotidiano. Es por fin el Fuego devorador del Amor divino que ya está entre nosotros, calcinando todos los obstáculos y resistencias, todos los miedos y emociones foráneas que nos fueron impuestas por los depredadores y sus legiones de parásitos mentales. Por fin es posible vivir la unidad, la pura aceptación del amor y la dicha (satchidananda) en este cuerpo físico. Es tiempo de celebración y de disolver tanto los apegos a la materia como los conceptos mentales que enturbian el camino. Todo vuelve a ponerse en su lugar, para facilitar el recorrido de esta etapa gloriosa de la vida sobre la Tierra. Estamos dejando atrás los periodos difíciles de las iniciaciones psíquicas y del encuentro con la sombra oscura, para dar comienzo al recorrido mucho más ligero del resplandor del alma y de la plena aceptación de la Sombra dorada (nuestros dones y esencia divina). La luz supramental desciende finalmente al vientre, al mental celular, liberándonos de las fuerzas oscuras que impedían su entrada por la fontanela, y el Sol que Yo Soy irradia desde el timo hasta el plexo solar, abriéndonos a nuevos dones y sutiles percepciones relacionadas con la 5ªD

Nuestra genética es una mezcla de distintas razas estelares de la Federación Galáctica que crearon un nuevo prototipo humano en la estrella Vega de la constelación de Lyra hace unos 8 millones de años, tomando como base al Neardhental y al Cromagnon que por aquel entonces convivían juntos en muchos lugares de la Tierra. Por eso portamos la herencia de un buen puñado de sistemas solares como las Pléyades, Artcturus, Aldebarán, Sirio, Andrómeda, Lyra, y fueron miles de años en que estos pueblos participaron en la preparación del Jardín terrestre y mezclaron sus genes con los nuestros. Por eso tanta diversidad en formas, matices, colores, alturas… De ahí derivan nuestros genes divinos, manipulados más tarde por ingenieros geneticistas (Annunakis) para dar origen a una especie de ser subordinado (obediente y devoto) que hiciera las labores sucias que su gente rechazada y supiera satisfacer sus necesidades de oro (para neutralizar la radiación nuclear de su atmósfera), algas y todo tipo de trabajos serviles. Estos mismos pueblos estelares antes citados importaron a la superficie, y al interior de la Tierra, el adn de un sin fin de plantas y animales de infinidad de mundos. La intratierra existe y en ella habitan seres descendientes de los supervivientes de Lemuria y la Atlántida, con un alto nivel de conciencia, muy superior al de la superficie del planeta (5ªD superior y 6ªD) y un buen número de animales de grandes dimensiones, más grandes que los conocidos sobre la superficie. Les acompañan jerarquías angélcas y maestros ascendidos de todos los tiempos. Hoy esperamos que los signos y las profecías se cumplan para poder unificar nuestra conciencia con la de estos amorosos hermanos intraterrenos, que junto a los cetáceos, han mantenido viva en nuestro planeta la elevada frecuencia de la 5ªD.

Será el comienzo de la Nueva Tierra, con su nuevo holograma de conciencia que sustituirá a la matrix condicionante que hemos conocido. Y cuantas más gentes vibren en sintonía con las frecuencias medias y superiores de la 5ªD, más evidente se hará esa nueva realidad del futuro. Es el tiempo prometido, el millenium de paz y lo estamos creando ahora, atrayéndolo hacia esta realidad, porque ya estamos agotados de guerras, de explotación, desigualdades e injusticia. La evolución de la conciencia continuará en las dimensiones superiores, activando codificaciones integradas en nuestro ADN que se irán actualizando sin remedio. Cada vez que sintonices con esta nueva realidad en tu ser interno y seas consciente de lo que está sucediendo, estás ayudando a que se manifieste por fin para toda la humanidad. Todos los poderes y facultades internos están activándose desde el 2012 (los viejos siddhis de Patañjali), ayudados por el resplandor solar, y se manifiestan como habilidades superiores de recibir mensajes de los planos sutiles, comunicarse sin palabras, ver la energía, ensoñar conscientemente, etc. Poderes que siempre han existido potencialmente en el interior de nuestro ADN y que van actualizándose progresivamente.

“Deja de depender de cosas externas para sentirte realizado
e invoca al Espíritu y su amor divino en cada uno de tus actos.
No permitas que las fuerzas psíquicas depredadoras
sigan alimentándose de tus centros superiores y baja la luz al vientre,
porque de nuevo, 2020, es ahí donde habita tu poder espiritual.
Enciende los Tres Fuegos y recupera el papel regio del Plexo solar,
fuera ya de las trampas sociales que lo hacen servir a la mente inferior
y lejos de la matriz parásita, pues será él quien te lleve a la supra consciencia
No más iniciaciones ni bautismos de agua emocional y pecho sensible,
lo que toca es el bautismo de fuego, el amor espiritual sin dualidad.
La espada de Mikhael desciende en forma de meteoritos (Bering, 2019 OK),
su espíritu acerca tu corazón a la luz y la verdad, y resucita la materia vida,
una luz ígnea nque hace germinar la nueva Tierra y cierra el periodo de limpieza.
La purificación planetaria da paso ahora a las brasas de la transformación
mientras tu luz irradia de los Tres Fuegos, del Plexo solar y de tu Cuerpo de Gloria”.

2- El fuego del halo que rodea a Shiva Nataraja
(nuestros genes, el cuerpo luminoso y el millenium de paz)

Nuestra genética es una mezcla de distintas razas estelares de la Federación Galáctica que crearon un nuevo prototipo humano en la estrella Vega de la constelación de Lyra hace unos 8 millones de años, tomando como base al Neardhental y al Cromagnon que por aquel entonces convivían juntos en muchos lugares de la Tierra (y que solo hace unos pocos años se ha aceptado científicamente). Por eso portamos la herencia de un buen puñado de sistemas solares como las Pléyades, Artcturus, Aldebarán, Sirio, Lyra, e incluso la galaxia Andrómeda que se entrelaza actualmente con la Vía láctea, y fueron miles de años los que cada una de estas razas participó en la preparación del Jardín terrestre, creando civilizaciones diversas y mezclando sus genes con los nuestros. No es extraño que haya en la humanidad tanta diversidad en formas, matices, colores, alturas…

Estos mismos genes divinos fueron manipulados más tarde por ingenieros geneticistas (llamados ‘annunakis’) para dar origen a una especie de ser subordinado (el ‘lulu’, obediente y devoto) que fuera capaz de llevar a cabo las labores sucias que su gente rechazada y supiera satisfacer sus necesidades trabajando en las minas de oro (para neutralizar la radiación nuclear de su atmósfera), la recogida de algas y todo tipo de trabajos serviles. Fueron también los pueblos estelares antes citados quienes importaron a la superficie, y al interior de la Tierra, el adn de un sin fin de plantas y animales de una infinidad de mundos. Reitero que la intratierra existe y en ella habitan seres descendientes de los supervivientes de Lemuria y la Atlántida, con un alto nivel de conciencia, muy superior al de la superficie del planeta (5ªD superior y 6ªD) y un buen número de animales de grandes dimensiones, más grandes que los conocidos sobre la superficie. Les acompañan jerarquías angélicas y maestros ascendidos de todos los tiempos y lugares. Estamos esperando que los signos y las profecías se cumplan para poder unificar nuestra conciencia con la de estos amorosos hermanos intraterrenos, que junto a los cetáceos, han mantenido viva en nuestro planeta la elevada frecuencia de la 5ªD.

¿Que otra cosa es la ascensión sino la armonización colectiva de tu frecuencia con las altas vibraciones del Espíritu que Yo Soy? Se trata de que seas capaz de aspirar a la armonía, la justicia, la paz, el pensamiento global, y que te abras al amor y al servicio a los demás. En la otra esquina, a nivel científico, la resonancia Schumann ha superado todos los límites comprensibles en menos de treinta años, y es ella la que establece el acortamiento del tiempo (o su continua aceleración, como si en el transcurso del día cada hora se hubiera reducido psicológicamente a unos cuarenta minutos, es decir unas ocho horas menos por jornada) así como el alto nivel de frecuencia en el que ahora vibramos, en consonancia con el aura que rodea a la madre Gaia. Una energía de dimensiones superiores que ahora puedes respirar y absorber a través de la atmósfera solar.

De aquí que el Sol sea como un atajo, y tienes que mirarlo de frente, beber su luz, respirarla y ensoñar con el corazón de Helios. Con él tiene que ver este último retraso de varios años en los procesos de ascensión individual y colectiva (del 2017 al 2020), a lo largo de los cuales se ha reparado tu cuerpo de eternidad, solar o angélico, almacenado por milenios en la atmósfera de nuestra estrella. Entre la triste condición ‘agujereada y apolillada’ de los cuerpos luminosos de buena parte de la humanidad (sin utilizar por siglos, por desconocimiento del ensueño, de la meditación, del fuego de la diosa, etc) y la enorme cantidad de gente des-almada a la que se le ha tenido que suministrar un alma para jugar en igualdad de condiciones el proceso de ascensión, se nos han pasado dos intensos años de preparativos, de ampliación de la conciencia, y de desequilibrio ambiental. Las imágenes de la Guadalupana mexicana o del Shiva Nataraja hindú nos muestran el halo de energía del Cuerpo de Gloria o Eternidad alrededor de la primera, y una expresión de la ‘carro de fuego’ dorado de la merkabah, más amplia, rodeando al segundo. Ambos son parte del trabajo pendiente que tienes que hacer en tu sadhana o práctica diaria. Todo empieza en los Tres Fuegos (sacro, omoplatos y fontanela), continúa con la envoltura luminosa que te rodea a menos de un palmo de la piel, y termina con la burbuja ardiente que gira a gran velocidad a un brazo de distancia, y que es un verdadero Sol de fuego ígneo que emite en la frecuencia del amor impersonal. Este es el sentido de la bomba nuclear en la que hemos de convertirnos, una implosión íntima de conciencia divina, y no una explosión sacrílega de la materia externa. Es la verdadera ofrenda del corazón, no el corazón de otros ofrendado a los viejos dioses, sino tu corazón ofrendado en el fuego del Espíritu.

Y mes a mes ese contacto con el Sol se ha vuelto mucho más sencillo, natural podríamos decir. Y sabiendo que la luz se acumula en el pensamiento, podremos entender fácilmente el cambio revolucionario de conciencia que se está dando en todas direcciones, en lo relativo a las ideas caducas del tonal de los tiempos que rige en el planeta. En las dimensiones más altas no existe el tiempo, todo sucede instantáneamente, solo hay que focalizar el pensamiento, cargarlo de sentimiento y lanzarlo al mundo con la energía disponible en nuestro cuerpo luminoso. Y sucede sin más, cada vez más rápido porque están desapareciendo los filtros de rsistencia. Por eso es esencial saber lo que pensamos y queremos cocrear, porque ese es el verdadero futuro. Todo lo que sucede y todo cuando existe es manifestación de la Fuente del Creador, sea en las personas, los animales, las plantas, los planetas, los universos…Y según nos acercamos a la 5ªD la civilización humana irá transformándose por las demandas de la calle, y evolucionará hacia la conciencia de unidad, el respeto a la Tierra y el servicio amoroso al prójimo. Pero esto no se logrará sin un cierto nivel de caos, ya que en este proceso se quemará todo lo que ya no está en línea con la nueva realidad ascendida.

Y lo vemos cada día en la reciente ola de revueltas, protestas y reivindicaciones en las cuatro esquinas del planeta. Por momentos vemos despertar más y más conciencias y ha llegado la hora de trabajar de forma colectiva en grupos que consigan elevar la frecuencia espiritual de la civilización. Nacerán miles de proyectos humanitarios para sanar de manera sencilla y eficaz a las personas, limpiar los cuatro elementos polucionados del planeta, y vivir con conciencia elevada en un mundo de prosperidad, paz y alegría. Este es el objetivo de tantas almas que han llegado al planeta en estos tres últimos decenios. Es lo que llamé en su día la Tercera Ola de ascensión (de la primera ya quedamos pocos, la segunda ha sido la de los especialistas que han alcanzado ya la mediana edad y es a esta tercera a la que corresponde la ascensión de la Tierra y que está compuesta por gentes que no superan los treinta o treinta y cinco años). Los Mundos Elementales (grandes árboles, pueblos élficos y dragones de fuego), los Maestros Ascendidos y la Jerarquía Angélica están ayudando a este cambio de conciencia. Es la Nueva Tierra, la Edad dorada en que el contacto directo con el Espíritu vuelve a renovarse, aunque solo llegará cuando cientos de millones de almas comiencen a manifestar de forma colectiva esta elevación de la conciencia.

Es entonces cuando dará comienzo el profetizado Millenium de paz, una vez que el gran resplandor solar cierre el ciclo del despertar, con la ayuda de los Melquisedecs y Maestros ascendidos que asisten a la Tierra (e incluso seres de dimensiones más altas), así como Isis/María y sus Estrellas. También los Arcángeles y el Consejo de Ángeles. Sin olvidar a todas las Naciones Estelares implicadas en la ascensión de la humanidad y del planeta, del que un día como raza formaron parte. Naves que pueden desplazarse en instantes desde su origen para situarse alrededor de la Tierra o seres que ya están con nosotros en una frecuencia más alta e invisible a nuestros ojos y a nuestra tecnología. Por tanto es esencial superar un viejo trauma, hemos de acabar con la creencia que nos inculcaron desde niños de que no tenemos poder o de que carecemos de ayuda desde los mundos invisibles. Lo que piensas, dices y haces es importante, tu pensamiento cuenta. Eso es lo que viniste a hacer, cocrear el nuevo mundo. Todos los seres antes citados que habitan los planos invisibles, y hasta el Espíritu Padre/Madre, nos acompañan en esa tarea de creación grupal.

NOTA: Entre todos los maestros ascendidos de todas las épocas es necesario señalar a la familia de los Melquisedec que, junto a buena parte de las doce Estrellas de Isis o María, llegaron a la Tierra por propia voluntad para ayudar en el proceso de ascensión planetaria. Son seres de elevada frecuencia que han realizado un enorme esfuerzo para llegar a esta dimensión desde sus lejanos hogares en las dimensiones elevadas de la conciencia. Son como los catalizadores de una reacción en cadena, inspiran a la humanidad y la guían para que salga de la indolencia y letargo en que está sumergida. Están fuera de nuestros conceptos del éxito y la fama y no juegan un papel personal ni están interesados en salir en los medios. Actualmente son 24 los ancianos sabios pertenecientes a la familia de los Melquisedec que habitan en los planos invisibles de la parte superior de la 5ªD, y doce de ellos son los que tienen actualmente vibhutis o emanaciones encarnadas en la Tierra en las cuatro direcciones del planeta (lo mismo que siete de las doce Estrellas de María). Cada una de estas doce emanaciones ha creado un linaje de sucesión, y su herencia conectará con aproximadamente mil seguidores que estarán en la cabeza del cambio planetario que viene, después de atravesar la etapa caótica que ahora experimentamos y saltar al otro lado de la barrera de la matrix.

3- El Espíritu te ama por lo que eres, no por lo que haces
“Para elevarte en la luz necesitas aprender a hundirte conscientemente en la oscuridad.
Para licenciarte como astronauta necesitas un curso intensivo de espeleología” (Miyo)

Se habla de la gran alineación planetaria del 13 de Enero 2020,
Sol y Luna (en perigeo perfecto), Tierra, Mercurio, Ceres, Saturno y Plutón.
Periodo de “Cierre de ciclo” que se extenderá a lo largo del mes de Enero.
Conjunción entre Saturno y Plutón el 12 de Enero y tres más entre Júpiter y Plutón
5 de Abril, 30 de Junio y 1 de Noviembre (las cuatro en Capricornio)
Y finalmente el 21 de Diciembre Júpiter y Saturno en el signo de Acuario.
Gran carga dramática y pasional (casi fanatismo), lucha entre naciones,
Violencia política, nacionalismos, masas revolucionarias, pasión por una causa…
Antes sentiremos los efectos del eclipse de Sol (diciembre) y de luna (Enero),
y también el 25 de Enero comenzará el año del Ratón de metal en China,
cuyos nativos serán los líderes ( junto a los del año del Dragón y del Mono),
que llevarán a cabo los grandes cambios de conciencia social
y los inventos salvadores que irán surgiendo de los sueños a lo largo del 2020.
Las profecías de los indios hopis describen el fin del cuarto mundo (actual)
por dos causas, la primera el descontrol caótico de los cuatro elementos,
y la segunda sería conquista de unos seres rojos o vestidos de rojo
que poblarán el mundo y esparcirán una niebla que depurará el planeta.
El fin definitivo de este mundo llegará cuando veamos una morada azul
en el cielo (kachina), de la que descenderá el verdadero hombre blanco de luz
No solo uno sino dos seres sabios que salvarán a hombres y mujeres
y que serán, como en las demás tradiciones, seres amorosos y compasivos
que plantarán las semillas de maíz que alimentarán al quinto mundo”

En una conciencia evolucionada, el tiempo y el espacio no tienen realidad propia y como tales ni siquiera existen. Ni la separatividad es real ni la edad del alma. Incluso la luz y la oscuridad son tan solo ilusiones. Quienes hayan alcanzado la 3ªD unificada o superior, están ahora pasando a la parte inferior y media de la 5ªD, donde ya residen todos aquellos que han despertado su Conciencia Espiritual y su Presencia Yo Soy. La 5ªD es un estado mental donde se respira el amor y la compasión, la paz interna y la sabiduría. Es una frecuencia mental que produce sanación y en ella se conecta con lo transcendente, se ve lo invisible, se traslada o transporta uno instantáneamente y puede comunicarse sin palabras. Es como si la dualidad que hemos conocido difuminase sus extremos y los convirtiera en fuerzas complementarias que ya no se viven como oposición de contrarios (ni bueno ni malo, ni atracción ni repulsión, ni apego ni odio). Según asciendes en la escala de frecuencia de las dimensiones tu cuerpo físico se actualiza para integrar la 5ªD lo mismo que tu cerebro, y tu conciencia aumenta su tasa vibratoria. Los seres angélicos que existen entre las dimensiones, y que sostienen la estructura del universo, ayudan a esta transformación que se acelera según aumenta el número de seres humanos despiertos.

Cada dimensión es un estado de conciencia, no un lugar ’físico’ determinado,
y la 5ºD abarca un haz de frecuencias que va desde los 40Hz a los 100Hz.
La expresión esencial de esa realidad es nuestro Sol (Cristo= hijo radiante del Sol)
que recibe la información precisa para dirigir este universo local (rayos cósmicos)
del Centro galáctico situado en la 12ªD, que es la Fuente de toda la sabiduría divina.
Es el llamado Hunab Ku de la Tradición Maya, el corazón y la mente del Creador.
Todo lo que se sabe de dios, del universo, y los registros akhásicos de cada alma.
Del centro galáctico que contiene toda esa información a nuestro Sol local de 5ªD
para controlar el devenir de nuestro sistema en el universo local de Nebadón.
Estamos en la etapa final de la realización de la 5ªD en la Nueva Tierra
y la humanidad ha de colaborar en el cambio, ha llegado el tiempo de actuar.
La conjunción Jupiter/Pluton permite el envío masivo de energía desde las Pléyades,
con la que despertarán finalmente más de la mitad de las almas de la humanidad,
convertidas en pequeños soles a través del fuego ígneo de sus cuerpos luminosos.
Pero será el Sol Tonatiuh, Surya, Inti, el que, convertido en un super condensador
de energía galáctica (a través de las poderosas partículas de plasma cósmico)
manifestará su infinito potencial con un enorme resplandor celeste,
un suceso de irradiación cósmica del que todos seremos maravillados testigos.
Esta onda magnética de luz blanca de 5ªD emitirá desde la primavera del 2020
para convertirse en un extraordinario fulgor hacia finales de ese mismo año.

“Hace un mes que se activaron dentro de cada ser humano y de manera permanente los códigos de luz del alma. Los mismos que habían sido desactivados hace miles de años para toda la humanidad cuando llegaron las etapas de oscuridad y de esclavitud, provocadas por el mundo reptoide, que ahora toca a su fin. Interfirieron en nuestro proceso evolutivo y ahora se disuelven esas cadenas que nunca decidimos establecer. No hace falta dar más vueltas a estos asuntos. De nuevo somos completos y podemos disfrutar del Cuerpo luminoso (solar, angélico o de eternidad) que rodea a nuestro cuerpo físico a menos de un palmo de altura como una segunda piel. El Alma y el Cuerpo luminoso nos permiten recordar quienes somos, las encarnaciones vividas en la Tierra, y actualizar los poderes inherentes al Cuerpo de gloria del Christos”.

Nunca es fácil el contacto con el alma mientras vivimos sobre la Tierra, ya que la encarnación altera mucho nuestra sensibilidad etérea. En tercera hay tanta agitación en los planos inferiores del pensamiento, los impulsos y las emociones, que estas densidades nos envuelven como una armadura dificultando la llegada y manifestación de las energías sutiles del alma. Los sentidos externos son demasiado groseros para percibir los matices sutiles del alma y por eso necesitamos de la meditación, de la contemplación, de la oración, del ensueño y del canto para calmar la estática y el ruido corporal. De esta manera nuestra conciencia incrementa su vibración y conecta con la envoltura amorosa y espiritual del aura de la Tierra y con los seres que la habitan (ánimas, ángeles, hermanos estelares, guías, maestros ascendidos, etc). Por eso el silencio mental es la clave para la ascensión individual y la percepción del misterio, unido a la aspiración del corazón con los sentimientos elevados que la acompañan.
Cada alma tiene un propósito, como cada célula del cuerpo, y todas son imprescindibles para la salud de Todo-lo-que-Es, como lo son todas las células para el rejuvenecimiento del cuerpo humano. Y cada una de ellas es amada por la totalidad, sin ningún requisito previo, por eso el sentirse incapaz o indigno de amor solo existe en la baja frecuencia de los que respirar una atmósfera de miedo y violencia. Cualquier otra cosa es una ilusión auto destructiva cargada de espinas. No puedes evitar que te rodee el amor del Espíritu, pero si puedes negarte a recibirlo en tu interior.

Sólo quieres hacer lo que te gusta, lo que te es cómodo y no te exige grandes cambios, y por eso el universo pasa de ti. ¿Dónde quedó la misión que viniste a realizar en esta Tierra? Si estás en armonía con lo interno todo fluirá espontáneamente y te sentirás unido al Espíritu, pero si rechazas realizar el peregrinaje de tu vida, entonces todo se volverán obstáculos. Saldrán a flote tus miedos, tus egoísmos, tus dependencias y todo el juego emocional de la persona que crees ser. Y el cuerpo perderá su equilibrio. Amar nuestra naturaleza original y lo que hemos venido a realizar es fuente de felicidad y satisfacción. Seguir el camino del Alma es lo que nos trae alegría, sabiduría y amor, y dejar atrás las pruebas oscuras del camino de lo personal, que nos trae sufrimiento y enfermedad. La persona ego ha de ponerse al servicio del alma en vez de caer continuamente en obsesiones emocionales y en enfrentamientos de agresividad que son propios de la oscuridad.

Los oscuros han aumentado la presión al saber que la guerra está perdida. E intentarán, ya lo están haciendo, que el temor se expanda por todas partes. Así luchan abiertamente contra las gentes que se oponen a su estrategia del miedo, porque quieren acabar cuanto antes con toda resistencia para retomar el poder. Pero esto ya nunca más será posible. Y por nuestra parte solo podemos ofrendar nuestro camino al Espíritu y fortalecernos de tal manera que los campos de energía negativos de estos seres no puedan atravesar nuestras envolturas luminosas de defensa. ¿Cómo darnos cuenta de una vez por todas que el amor, la paz y la alegría son nuestros mas poderosos aliados? En solo una semana (entre los dos eclipses de julio) tuvimos volcanes en erupción, terremotos varios, inundaciones, incendios devastadores, y un largo etc. Y en los cinco meses posteriores hemos seguido al mismo ritmo de rebelión de la biosfera. Cada vez se hace más necesario vivir de dentro hacia fuera y no al revés, actuar desde la verdad del silencio interno. Dejar a un lado los estímulos externos, las ideas compulsivas, las emociones explosivas, las rutinas degenerantes, las apariencias diplomáticas y conectar directamente con el Ser.

Cada semana que pasa nos acerca un poco más a la frontera de ese 2020 que promete grandes soluciones en medio de una atmósfera de caos, y por fin la fusión entre lo sagrado masculino y lo sagrado femenino. Las vibraciones de cambio planetario aumentan sin remedio, las frecuencias traspasan límites, la resonancia Schumann supera records, y es que para los seres humanos pasar de golpe de tercera a quinta dimensión es un verdadero ironman espiritual. Estamos rodeados encima de la ionosfera por una enorme bola de energía y aún hemos de prepararnos para las tres nuevas oleadas de altísima frecuencia que llegarán en estos próximos meses desde el centro de la galaxia. Buena parte de esa energía que desciende la sentiremos en el pecho y en el corazón. Camina descalzo sobre la hierba y siente como acaricias el manto verde de la diosa. Siempre su palpitar interno, su sonido grave, su energía en tu pelvis, hasta que se desconecte la cabeza (verás geometrías sagradas llenas de luz), y comiences a pensar con el corazón. Entra en el canal central y siente la energía del cielo y de la tierra pulsando en su interior, la luz platinada de la diosa y la luz dorada del Sol. Recuerda esa vieja oración que repetimos en las ceremonias: “Mi señor, te entrego mi amor. Mi amada te envuelvo con mi luz”, respirando arriba y abajo entre la Tierra y el Sol, mientras pasamos por el corazón…

Todas las dificultades son oportunidades para dejar florecer lo que descansa en nuestro interior y no trampas creadas por los demás contra nuestra persona. Las creencias, las emociones, los pensamientos limitativos, los traumas… todos deben caer. Debemos superar los obstáculos tecnológicos y energéticos que nos intentan atrapar en un bucle de desesperación. No eres lo que hasta ahora creías ser, ni tus emociones, ni tus ideas, ni tus gustos ni tus creencias. Y darte cuanta de la mentira en que has vivido puede llegar a enfurecerte. Ya vale de coronar a la mente como si fuera la reina del juego, el alma es quien debe dirigir nuestras decisiones, porque no está sometida al tiempo ni por tanto a la mente. Y mientras tanto estos últimos meses han estado plagados de sueños agresivos y atemorizantes, sensaciones de opresión y de persecución, visiones incomprensibles, convulsiones nocturnas, lugares que nunca has visto pero que conoces bien, despertares continuos cada hora y media y exceso de estiramientos. Y si no es por dentro, toca lidiar con la agitación externa. Separaciones y rupturas de pareja, crisis financieras, procesos legales o enfermedades graves que aparecen súbitamente…

Estos son los precios que desde la sombra personal hay que pagar para dejar expedito el camino de la ascensión. Y pueden tocarnos la campana en cualquier momento (el Señor llegará sin avisar, mantén tu lámpara encendida), como un regalo del Espíritu y del esfuerzo personal. Hasta que un día atravesarás las líneas del tiempo y te encontrarás frente a tu Doble (el Gemelo precioso u Otro Yo) transformándote desde ese instante en una persona totalmente distinta, muchas veces casi en las antípodas de tu anterior personalidad cotidiana. La humanidad ya ha superado la masa crítica para hacer posible el cambio, y el camino que se abre no es para los cobardes o timoratos. La lucha sirve para poco, pero has de calmar tu mente y entrar en el silencio, con amor, y visualizar lo que quieres conseguir como algo que ya se ha manifestado en tu vida, porque la nueva energía que está llegando del centro galáctico es programable. Deja la lucha y despierta a la alegría, a la sensación de plenitud ante la naturaleza o ante los ojos del amado. Libérate del estrés y deja de querer manejar los asuntos externos, basta con que te sientes, te relajes y dejes que la Diosa se encargue de darte una clara visión de lo necesario antes de que pases a la acción. Cada día un par de momentos elegidos en el santuario del corazón, para conectar con un sentimiento expansivo de amor, sin las pesadas emociones de tu historia personal. Solo desaparece y hazte uno con Todo-lo-que-es, perdiendo la sensación del cuerpo físico y descansando en tu cuerpo de eternidad, hecho de luz vibral y de sentimiento amoroso.

Los que Ven captan la maravilla de tu verdadera luz alrededor del cuerpo
mientras sigues invocando el resplandor blanco dorado del Cuerpo de Gloria
Al elevar la frecuencia de tu cuerpo una aureola brillante rodea tu cabeza
y va creciendo en intensidad mientras evocas al Gran Espíritu y a la Madre Tierra,
las cuatro direcciones, los cuatro reinos y los cuatro elementos de la vida.
Basta que desees descansar en la alegría y agradecer a la existencia
para que sientas la expansión de tu pecho y actives las sincronicidades,
los mensajes y signos que van a dirigir tu vida de modo armonioso y lúcido.
Poco a poco llegarán intuiciones, flashes de visión y mensajes audibles,
e incluso dones internos, que te alinearán con tu esencia divina.
Podrás volar y captar a seres de otras realidades que surgirán ante tu ojos,
te sentirás en unión con la naturaleza y serás un canal de sanación.
Sin miedo conocerás la verdadera magia, el vuelo del alma y la libertad del Ser.

Este mes de diciembre se extenderá más el sentimiento de empatía planetaria,
todo nos afectará íntimamente y las energías responderán a la llamada.
Todavía en algunos lugares de Sud América se están cerrando portales
que permitían la entrada de grupos de seres agresivos de bajas frecuencias.
En todos los lugares poderosos, como Wayna Picchu, Montserrat, Uritorco
los volcanes o Monte Shasta se invocan fuerzas y ceremoniales de todo tipo.
La energía solar está subiendo desde los Andes a México y hay interferencias,
algunos seres humanos y razas estelares que se oponen a esa realización,
que llevará a la madre Tonantzin Gaia a resplandecer en todo su poder.

Manejan el clima y crean terremotos para que la sensación de catástrofe impere
pero no pueden detener a una Tierra ascendida, en paz con el corazón humano.
La armonía interna y la limpieza y florecimiento de Gaia son hoy las claves.
Lemuria vuelve y los chakras de la Tierra necesitan ayuda y vibración amorosa,
La energía diamantina llega en oleadas y cierra las dimensiones inferiores,
produciendo una última reacción caótica de los oscuros, miedo y cólera,
para intentar una vez más que la humanidad caiga en las bajas frecuencias.
Pero aunque el Apocalipsis sea la continuidad natural de este presente,
las profecías están hechas para que nunca se cumplan y podamos evitarlas.
El apocalipsis es la evolución normal y lógica de esta civilización opresiva,
y los Elementos nos pasarán la factura de lo que hemos acumulado en ellos.
Pero la Conciencia del Yo Soy lo es todo y la Madre Tierra ama a sus hijos,
con lo que podemos evitar un innumerable número de victimas humanas.
No más seguir creyendo que los cataclismos y desastres son mortales,
sean erupciones, inundaciones o huracanes , todos creados por la mente.
Esta Tierra puede ascender sin necesidad de trances humanos dolorosos.
Tenemos que desconectar las viejas memorias catastróficas del apocalipsis
y llenar a nuestra madre Gaia de brillo y de armonía para que todo se suavice
y podamos hacer el tránsito con el mínimo dolor y en plena conciencia.

Sin duda que hay un enorme riesgo de enfrentamientos en el planeta
La energía fotónica es cada vez más potente al acercarnos al centro galáctico,
y eso activa la envoltura luminosa, el cambio genético y la multidimensionalidad.
El día no parece tener más de 16 horas (Schumann) y el espacio se reduce..
Esta situación se acelera mes a mes, mientras aprendemos a usar la energía,
a transformar la fuerza fotónica para actualizar el adn genético del cuerpo de gloria.
Aquí seguimos con la lucha florida porque no conocemos un camino superior
al despertar colectivo de la conciencia y al proceso de ascensión individual
Nuestra victoria ya está escrita en las estrellas y en las leyendas del futuro.
¿Qué mejor que dejar cantos, plantar flores y danzar en el círculo del Sol?

Miyo, 12 de Diciembre 2019, dia de la madre Guadalupe Tonantzin

2 Responses

  1. Cam_pereyra

    Muy bueno.. muy cierto.. plasmaste en palabras lo que se vive y siente en este año.. me dejaste boquiabierta.. ♥️ gracias gracias gracias (compartido) Namaste 💞

  2. Pingback : Un nuevo ensayo de ascensión Planetaria por MIYO FIEL – Manyia Menguante

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com