LA AVENTURA DEL NAGUAL

Un plan para convertir tu rutina diaria en poder personal

 

“En la frontera de los mundos has de abandonar la luz y penetrar en las tinieblas,

renunciando a la seguridad de lo conocido para bucear en el misterio desconocido. l

Sólo un peligro: tus propios temores se convertirán en desafíos feroces.

Pero no pierdas la fe, porque allí también la Presencia Yo Soy sigue siendo la guía.

Por eso el ansia de saber y la confianza en ti mismo desbrozarán tu camino

o simplemente, y de una vez por todas, aprenderás a volar”

 

Estamos rodeados de personas que tienen deseos de  cambiar su vida y salir del círculo vicioso de los hábitos desgastantes y de la inconsciencia. Pero muy pocas de ellas reúnen la fuerza necesaria para provocar el citado cambio y menos aún la visión coherente que puede guiarles en esta delicada empresa. Quizás, hace unos meses o años, tu mismo hayas decidido iniciar el camino del guerrero y lanzarte sin miedo por las sendas de lo desconocido. Sin embargo no pasa mucho tiempo hasta sentir que el objetivo se nubla, pierde energía, que hay muchas cosas que hacer, que todo esto es muy difícil y sólo las gentes excepcionales tocadas por magia del espíritu pueden emprender el viaje… Entonces volvemos a las rutinas, a las costumbres que devoran nuestro poder personal, al despilfarro cotidiano que promociona nuestra cultura de esclavos. ¿Qué podemos hacer para salir de este círculo vicioso? ¿Cómo convertir una vida normal, por medio de la estrategia, en una batalla florida para atravesar la grieta de los mundos y alcanzar la otra realidad?

 

Sabemos que este mundo es doble y que viviendo sólo una pequeña parte de nuestra herencia humana, el tonal conocido, esta vida carece de sentido y está recubierta de violencia, de explotación y de oscuridad. El verdadero amor y la felicidad desaparecen, el silencio mental es desconocido, nadie se funde con el espíritu, los sentidos sutiles están dormidos, ni siquiera es posible ver a los seres elementales de la naturaleza, no hay relación con nuestra familia estelar ni con los seres de otras dimensiones, no podemos conectar con la mente galáctica ni siquiera con la de nuestra Madre Tierra, prácticamente nadie es capaz de vivir conscientemente sus sueños y mucho menos de crearlos, arrastramos emociones del pasado que nos vacían de fuerza, el cuerpo luminoso es ignorado y el contacto con nuestros antepasados está cortado de raíz por medio de creencias limitativas. ¿Cómo penetrar  en los planos del nagual de manera natural? ¿cómo sentirnos plenamente vivos tanto en lo conocido como en lo desconocido? ¿Qué podemos hacer para sacralizar nuestra vida, sin parecer alienígenas levitantes en medio de las calles? Responder a todas estas preguntas es el objetivo de la introducción que estoy desarrollando para vosotros y quizás también la intención efectiva del libro que ahora os presento. Vamos allá.

 

Ya hemos oído eso de convertir la vida diaria en campo de batalla, pero casi siempre que emprendemos una tarea de semejante envergadura nos falta la fuerza necesaria, además del suficiente sentido del humor, para evitar las rigideces y ser creativos. De tal manera que cada uno de nuestros actos se convierta en algo agradable y atrayente, algo que despierte nuestro interés y nos permita jugar con nosotros mismos y con el entorno. Hemos de transmutar todo lo rutinario en trabajo interno, en acto de conciencia, en rastreo de nuestras propias debilidades, en homenaje a la madre Tierra, en conciencia del aliento, en ser testigos no implicados de los procesos mentales, en medios de transformación que sean atractivos para nuestro cuerpo, energía, sensibilidad y mente. Ninguno de estos aspectos puede quedar fuera de línea. Pero para que esto funcione primero hemos de tener una vida mínimamente ordenada, ya que hace falta energía para acumular energía (‘al que tiene se le dará y al que no tiene hasta lo poco que tiene se le quitará’ J.C.). Por eso todo este proceso exige unos cambios iniciales que muchos habéis emprendido hace años y que otros tendréis que ir haciendo sobre la marcha. Un tiempo para la meditación, algo de deporte que nos permita sudar, una alimentación equilibrada, clara conciencia de que los demás no son el enemigo y que es mi pensamiento el que crea los problemas y las enfermedades (miedo y culpa), etc. Con un pequeño orden establecido o deseosos de establecer es posible abrirse al misterio sin demora y tener resultados increíbles desde las tres primeras semanas de trabajo. No es tan importante ser especial como la continuidad en las prácticas.

 

La cruz de los cuatro caminos está siempre presente y en esta investigación que nos ocupa vamos a poner nombre a cada uno de ellos: 1–Rehabilitación; 2–Recapitulación; 3–Ensoñación y 4–Viaje del Alma (salir del cuerpo). En el centro de la cruz el quinto elemento, 5–Meditación. Y sobre estos cinco puntos vamos a girar en esta introducción, porque ellos resumen la esencia fundamental de los cambios que hemos de poner en acción sin demora.  1–Readaptarse es cambiar los hábitos comunes en Actos de conciencia (al comer, al escribir en la oficina, al hablar por teléfono, al pasear, al ver la tele, al hacer deporte, con el ordenador, al conducir). Cada acción común debe ser impregnada por la conciencia que voluntariamente cambia el marco mental al que estamos acostumbrados y crea las condiciones para el silencio mental. 2–Recapitular es utilizar todos los momentos de la vida cotidiana para que sirvan de disparadores de la limpieza del pasado, especialmente los momentos en que se levantan emociones, discusiones,  encuentros sorpresivos. Con sólo tres respiraciones hemos de permitir un barrido de todo lo que aflora desde lo interno, aprovechando las dificultades cotidianas para enraizarnos en el presente sin pensamiento. Esto sin olvidar las prácticas concretas de recapitulación que necesitan un esfuerzo sistemático durante largo tiempo. 3–La Ensoñación exige un trabajo energético (pranayamas, kriyas), de observación (fijación de la mirada y concentración en aspectos de la naturaleza), de prácticas de visualización (relajación dirigida, y yoganidra),  y de Intento (órdenes del Soñador al Soñante que nos damos antes de dormir). Para lograr energía en la segunda atención (la que es consciente del estado de sueño) hay que realizar mucho trabajo sobre los ‘no–haceres’ del yo personal a lo largo del día. 4–El Viaje del Alma es una variante de la Ensoñación que podemos practicar en cualquier momento. Las kriyas de kundalini ayudan  a disolver las adherencias entre el cuerpo físico y la envoltura energética. Se trata de echarse boca arriba con la atención en el entrecejo y relajarse profundamente hasta alcanzar no sólo el nivel de ondas alpha de descanso meditativo, sino el nivel de ondas theta de trance de sueño profundo.  La sugestión progresiva, la cuenta atrás, la repetición de un mantra, la atención en el sonido y la luz internos; el paso a través del túnel  de eternidad, la sensación de flotar… son maneras de realizar esta experiencia que necesita sobre todo de persistencia, entrega y confianza. 5– La Meditación  nos abre a otros estados de conciencia, más allá de la forma humana, y voy a estructurarla en un proceso de siete etapas elegidas con mucho cuidado para este trabajo: a)El Eje láser; b)El Cuerpo Luminoso; c) La estrella tetraedro; d)El Sol de la Presencia; e)Las siete estrellas de la Osa Mayor (Avanzar hacia la estrella energética que nos dio nacimiento sin necesidad de conocer su nombre técnico: Dubhe, Merak, Phekda, Megrez, Alioth, Mizar y Nenetnasch). ; f) La cueva del corazón (6ªD y vistazo 7ªD Vayan hacia un sentimiento de espacio holográfico en el corazón hasta alcanzar el Silencio del Séptimo día); g)sanando la Tierra (triángulo).

 

Y mientras la cruz de brazos iguales se mantiene en la horizontal a la altura de nuestro corazón, creamos un eje vertical con dos puntos más en el cielo y la tierra: 6–la Sexualidad sagrada arriba y  7– la Naturaleza mágica  abajo. Es necesario convertirnos en maestros de nuestra energía sexual que para los hombres ocupa el primer lugar en la lista del despilfarro de energías , y que sin embargo bien conducidas son el camino más directo hacia el éxtasis del encuentro con el Espíritu. Respecto a la Naturaleza: rituales, bendecir la belleza, hablar con los árboles, escuchar la canción del viento o del agua, contactar con los cuatro elementos. Invocar al Espíritu en todo.

 

Vamos a realizar un recorrido más preciso por estos siete templos del trabajo cotidiano:

 1–Readaptarse o re–habituarse: Hacer deporte: Personalmente cuando me entreno utilizo una manera de contar el aliento siguiendo un ritmo constante que permite estar una hora de práctica sin perder la atención en ningún momento, eliminado o no dejando surgir los pensamientos  parásitos  y sin ninguna tensión propia del esfuerzo que estoy realizando. Primero, a un ritmo ya intenso, realizo una respiración de dos pasos al inspirar y dos al expulsar, reunificando cuatro de estas respiraciones como un ciclo completo (a través del sonido que hago en la expulsión terminando con un stacatto, y recorriendo en total unos catorce metros). Y luego repito este ciclo en grupos de ciento ocho (como los malas o rosarios de meditación hindúes), de tal manera que a la izquierda de mi cabeza pongo el número de las decenas (de ciclos que llevo realizados) y a mi derecha las unidades (recorriendo aproximadamente kilómetro y medo con cada mala completado). Y  el número de las unidades (del 0 al 9) lo voy perfilando cuatro veces (una en cada expulsión como si lo dibujara por encima mentalmente o con el dedo índice de una mano), dificultando de esta manera las posibilidades de distracción. Trabajando en el ordenador: (palpitar corazón y sensación cenestésica.   Al pasear: Realizo el trabajo del Testigo, en el que hay que señalar la importancia de la mirada, de la conciencia del Yo Soy en la nuca y de la atención al plexo solar. Al ver la tele: Respiración de descenso al plexo y de expansión por todo el cuerpo.  Al conducir: Atención a la entrada y salida del aliento… al comer:

 

2–Meditar: Atravesaremos las siete etapas numeradas. 1–Eje universal: La primera etapa es crear un eje que atraviese el canal central (estrella del alma, fontaneda, timo, hara y estrella de la tierra), subiendo como un rayo láser cientos de miles de km en un segundo hacia el cielo y al bajar atravesando la tierra por abajo hasta sus antípodas. Durante treinta años hemos trabajado doce variantes de esta kriya. La lengua en el paladar blando y los esfínteres anales se cierran al inspirar mientras ascendemos hacia el espacio abierto. Inhalando al ascender expulsando en el descenso. Se trata de recoger la energía  de lo más alto y lo más bajo que se pueda y hacerlo sin esfuerzo ni tensión. La verticalidad del eje es esencial y nos conecta con las frecuencias galácticas y los hermanos estelares. Este eje es un pilar de luz y de amor que permite el descenso de entidades de elevadas dimensiones, atravesando siempre el Cristal de Amor del corazón (conforma de loto de cristal svaroksky) que irradia desde la zona del timo. Después de diez minutos de práctica, visualiza a los delfines y ballenas estelares (doradas, platinadas y blancas transparentes) nadando a tu alrededor, cantando su llamada del océano de vida. Y por un momento s¡ente que estás frente a un gran delfín (macho o hembra) y que tus siete chakras conectan con los suyos y se comunican Empáticamente todas sus experiencias. Siéntete llevar por la danza de su cuerpo al nadar en los mares profundos…

2– El Cuerpo Luminoso: Inspiramos por la puerta de jade superior (fontanela) e inferior (perineo) al mismo tiempo, llevando la energía desde los dos extremos del canal central hasta el plexo solar, donde la fuerza dorada del cielo y la fuerza platinada de la tierra se juntan  y crean una pequeña esfera de luz blanca. Seguimos respirando hasta que esta esfera intensifique  su irradiación y densifique su luz líquida. Después realizamos 6 respiraciones expulsando lentamente aire caliente por la boca (con un sonido de oooo prolongada) para ampliar la esfera hasta metro o metro y medio alrededor de nuestro cuerpo en las siete direcciones. Y finalmente repetimos Ram Hu o Gamen Khor tres veces para fijar la envoltura de energía.                                                Y ahora visualizar la Presencia divina encima de nosotros como un surtidor de amor que hiciera caer gotas de diamantes minúsculos sobre el cuerpo luminoso. Aceptar estos cristales desde el corazón y permitir que se anclen en las zonas corporales donde se hacen necesarios ahora. Y respirar varias veces más por la boca expulsando al exterior todo el miedo, la tensión , el rencor y la ansiedad que hemos acumulado. Que las sombras incrustadas en los filamentos del ADN que constituyen el núcleo de las células de tu cuerpo queden relucientes por las energías diamantinas  de amor que están descendiendo sobre nosotros desde la Presencia, disolviendo todos los bloqueos  del ADN celular.

3– La Estrella tetraedro: Una vez que ya tenemos el eje y la esfera es el momento de activar el motor de nuestro vehículo de luz. Un doble tetraedro pequeño que en dos dimensiones crea la estrella de seis puntas del yantra de Shiva. (un vértice en la glándula pineal —encima del paladar blando– y el otro en el centro de equilibrio del diafragama, el Tan–tien o punto Hara). Que sus ocho vértices giren sin descanso hasta crear un verdadero capullo de filamentos luminosos capaces de estableces contacto multidimensional con las cuerdas y meridianos que inundan el universo…

4–La Presencia Yo Soy: La invocamos y la sentimos como una copia de calco de nosotros mismos situada sobre la cabeza (rodeados por una esfera luminosa). Es el divino arquetipo humano que Yo Soy unido a través del anthakarana con nuestra nuca. Nos sentimos encima del cuerpo y sentimos en el plano etérico todo lo que realizamos en el físico. La Presencia es todo, arriba y abajo, y manifiesta a nuestro Ser superior mientras respiramos profundamente, abriendo el corazón al flujo de la luz líquida que recorre cada una de nuestras células órganos y sistemas vitales. Se trata de una fuerza multidimensional

5– Las siete estrellas de la Osa Mayor: Elegimos intuitivamente una de ellas porque todos venimos de uno de esos colores del arcoiris, sin olvidar que las siete cabritas de las Pléyades son sus novias y siempre hemos de tenerlas presentes. (((revisar trabajo taoísta sobre la Osa Mayor, está en una carpeta al final Chi Kun)))) Pasar a través del Túnel de eternidad y tener una experiencia cósmica, galáctica.

6– La cueva del Corazón: Las células del corazón contienen estructuras y codificaciones genéticas que están siendo activadas por la reciente entrada del sistema solar en la Banda de Fotones. Científicamente se ha comprobado la existencia de fotones bioluminiscentes en el interior del núcleo celular, que se van liberando progresivamente hasta dar nacimiento al cuerpo luminoso. Esta meditación se basa en que nos concentremos intensamente en el corazón físico y nos dejemos absorber de cuerpo entero en su interior, como si fuéramos abducidos primero por la cabeza y luego pecho, abdomen, piernas… Al entrar en el espacio vacío del corazón seguimos repitiendo el mantra ‘Yo Soy – luz’ y nos abrimos a las sensaciones de expansión que acompañan  a esta inmersión en el silencio. Luego descansamos en este espacio de oscuridad o de intensa luz, pero siempre acompañado de una inmensa calma y lucidez espiritual.

7– La sanación de la Tierra: Una pirámide dorada sobre ella y luego encima de la cabeza…

Fin : decretos activación ADN, CL, chakras… Primero despierta la conciencia en tu interior y después (si estás trabajando en grupo)  la desplazas hacia la persona que está a tu izquierda, mientras tu cuerpo recibe la visita de la persona que está a tu derecha. Puede ser que el vecino nos bloquee inconsciente o conscientemente la entrada, pero si no es así tenemos que conectar con su ser de manera íntima y desapegada, sin juicio.  Amas y eres amado con amor incondicional y esto produce una sensación de éxtasis…

 

El Viaje del Alma o la Salida fuera del cuerpo: Hacer prácticas de relajamiento dirigido. Practicar las kriyas de kundalini. Experimentar el volar y el movimiento en el espacio en yoganidra. Técnicas de salida de Erk. Tensión –relajamiento y circuitos de prana. Recapitular el miedo con anterioridad y hacer decretos de seguridad en el viaje.  Echarse de 15 a 20 minutos y desarrollar la rutina. Mantra sat–nam

 

La Ensoñación: El libro entero está dedicado a ella así que pido disculpas porque resulta casi ridículo tratar de resumirlo en pocas líneas como voy a hacerlo.

 

Recapitulación:  Resumir un trabajo de los folletos con la doble respiración, el inventario, el intento, temas iniciales y como ap`rovechar los momentos cotidianos para hacer el trabajo

 

Tantra: fusión, mirada, control eyaculación, mujer debe sacar energía del pecho, usar el encuentro amoroso como vehículode  sanación…

 

 

Naturaleza Mágica: Cuatro elementos, hablar con árboles, retiros…

 

“Ser creativos y traspasar los límites. Atreveos y reinventarlo todo”

 

Sólo puedes cambiar renunciando a las viejas creencias y a los antiguos hábitos de conducta. Reinventa todo de nuevo siguiendo el deseo profundo de tu corazón. Y aunque esto lleva su tiempo, sigue pacientemente adelante sin desfallecer. Aprovecha las dificultades y conviértelas en medios de evolución interna. Lo mismo que la ostra dolorida por la entrada de un grano de arena deja a un lado las quejas y se pone a envolverlo capa a capa hasta formar una bellísima perla. Cultiva la flor de tu alma y aliméntala con tu entrega y atención.

El banderín de salida de este increíble viaje baja cuando estás en crisis. Cuando algo te altera profundamente y te sientes arrastrado por las emociones. Sin quererlo la marea te empuja fuera de tu zona de seguridad y las viejas ideas dejan de funcionar. Todo es puesto en entredicho y las dudas inundan tu vida. Hemos perdido el centro y nada parece estar en su sitio. El orden establecido se desploma y nos sentimos al borde de un agujero negro. Nada es como debería ser (como nos han enseñado que debería ser) y así comienza el verdadero cambio en nuestra vida.

Nos damos cuenta de algo que antes pasábamos por alto: tenemos problemas bien reales. Nada funciona de la manera que nos parecía adecuada. Hemos perdido la sensación de comodidad en la que nos refugiábamos a todos los niveles: físicos, energ´ticos, mentales, emocionales y espirituales. Pero la incomodidad y la inseguridad, nos molestan, no nos gustan. Nos hemos pasado la vida huyendo de ellas y ahora se han metido en nuestra casa. Nos da miedo el cambio desconocido y hasta que nos atrevamos con él el cambio es imposible. Sin conciencia que rompa las rutinas no hay cambio permanente. Y por eso es necesario hacer un Intento poderoso, tomar una decisión de cambiar de una vez y afrontar un compromiso de correr riesgos y realizar un trabajo interno de manera sistematica. De otra manera cada vez que haya situación sorpresivas, miedos o presión volverás a reaccionar emocionalmente como siempre lo has hecho, guiado por los antiguos hábitos automáticos.

Pero el cambio una vez que ha enraizado en nosotros es imparable. Cambiarán los amigos y la pareja, los gustos y la actitud ante la vida. Hay quien se sentirá en peligro ante nuestra manera de actuar, porque les recordaremos una y otra lo que ellos tienen pendiente y nunca realizan…

Lo que sucede no es lo importante, sino cómo nos lo tomamos, qué hacemos con ello.  Si somos capaces de crear ostras con los granos de arena el juego estará ganado. Manipular la realidad es la clave y no la realidad misma. Pase lo que pase ¿cómo lo conviertes en una obra de arte, en una oportunidad para la evolución de  la conciencia? Al desprendernos de lo antiguo dejamos espacio para lo nuevo. Y lo antiguo nos limita, nos vuelve impotentes, nos frena ante la maravilla de la existencia, nos niega el mundo mágico de lo desconocido. Primero debes vaciar tu taza, antes de poder servirte más …

Cada día está siendo sembrada una nueva energía masculina en la Tierra de quinta dimensión. Se trata de la programación genética del nuevo dios que será para siempre el compañero de la diosa, guardían de nuestra madre Tierra y de los pueblos, poderoso e íntegro en sus energías y en su manifestación. Ya el deporte de masas, el poder o el dinero no serán sus metas, sino la maestría, la ecología, el contacto mágico con la naturaleza viva y con el mundo espiritual. Y progresivamente mientras los hombres asumen su nuevo poder y las mujeres despiertan a la diosa interna, las nuevas relaciones afectivas crearán uniones del alma que traspasarán los tiempos y las edades.

Miyo

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!