Crónicas 2017 :: IX. Los Misterios Iniciáticos de la Antigüedad

Cronicas_2017_9

Cr9: Los Misterios Iniciáticos de la Antigüedad
I
En el año 94 elaboré un folleto para los Danzantes Concheros sobre los Misterios iniciáticos,
y en él trataba de mostrar que lo Nuevo que perseguimos es a su vez lo más antiguo.
Que modernidad y Tradición perenne se unifican sin remedio en la práctica interna.
Hace dos mil años que Jesús, como Cristo solar que Yo Soy, tejió su Cuerpo de Gloria
Y con él enseñó a sus discípulos, durante cincuenta años, los Misterios Menores y Mayores.
(once años tardaron en pasar la frontera de los Menores y treinta y ocho los Mayores),
visitando regularmente a su amada María de Magdala, sudeste francés y Glastonbury,
hasta el momento en que ella ‘fue llamada’ por el Espíritu para su ascensión personal.
Luego vinieron los lacayos del orden y las creencias para acabar con la esperanza.
Con sus rituales caducos de encadenamiento, como intermediarios de lo divino,
expandiendo la epidemia de la culpa y del pecado, del sufrimiento y de la muerte.
Un perfecto control mental a través de una imagen sangrante y torturada del crucificado
Que murió por nuestros pecados, por voluntad de Dios, como si ahí acabara todo el misterio
ocultando la imagen luminosa del Cristo en ascensión, que ha vencido al ego y a la muerte,
y que ha cabalgado sobre las limitaciones de la materia y las emociones personalistas.
Haciéndonos adorar la cruz de brazos desiguales que solo es un símbolo de su tortura.
Un Cuerpo eterno hecho de luz, no de órganos ni huesos, maestro de los Cuatro Elementos
Gemelo del Ananda Maya Kosha, cuerpo de felicidad, o del Cuerpo naguálico de Juan Mathus
Es imposible entender la espiritualidad del Temple (Sión, Cister, Merovingios y otros)
sin captar el papel de los Misterios cristianos en sus tres primeros siglos de historia.
Y por ello vamos a resumir el ramilletes de preguntas posibles en tres grandes cuestiones:
1- ¿Qué realizaciones convierten a un neófito en un Perfecto Cátaro o Salvador del mundo?
2- ¿A qué Misterios menores se referían san Clemente, Origenes, Pablo de Tarso, Jámblico.
y toda esa retahíla de Padres de la Iglesia cuando los citaban en sus escritos y prédicas?
3- ¿Qué relación mantenían los Misterios de Isis en Egipto (o Sais en Tebas, los de Mithras,
los de Orfeo y Dionysos, Los Menores de Eleusis y Samotracia, los de Escitia y Caldea,
alabados por muchos maestros como Píndaro, Sófocles, Isócrates, Plutarco, Platón)
con los Misterios Cristianos de todos los tiempos, los primigenios y los contemporáneos?
La esencia última de los Misterios Crísticos (Apócrifos, Gnosis de María Magdalena, Tibetano)
es la conversión del Iniciado en Dios (Christos), sea por fusión con un Ser divino externo
(arcángel, divinidades, seres espirituales) o por la Realización del YoSoy, el Sí divino,
por los caminos de la Meditación y la Contemplación, hasta alcanzar el Samadhi o énstasis
(Plotino afirma haber logrado ese estado, pero solo tres veces hasta ese momento).
No existe un Cristo externo, ajeno a tu naturaleza esencial, solo conviértete en el Cristo interno
Uno de los objetivos básicos de estos Misterios es despertar las estrellas de Conciencia o Chakras
para elevar el fuego devorador del Amor a través del Canal central o Senda de los Dioses
(todos los devas del panteón hindú se encuentran representados en los lotos de los chakras).
El Tirso que portaba el Hierofante como Iniciador terminaba en una pequeña esfera,
cargada con las energías crísticas de un linaje vivo de grandes Maestros,
y encender el punto de encaje con este símbolo espiritual era penetrar en la Orden,
llevando al Ser del adepto a un trance profundo para visitar los altos cielos espirituales.
Así ser reconocido como Iniciado en los Misterios menores requería dos condiciones:
haber elevado el Fuego divino y volar en el Viaje del Alma por los mundos de Dios.
Primero descendiendo a las entrañas oscuras de la Tierra primigenia (virgen),
para subir más tarde a la Montaña sagrada, revestido con el Cuerpo de Felicidad,
que revela la esencia divina y la naturaleza crística de la Presencia Yo Soy.
El tercer día retornaba a su cuerpo físico (protegido en un sarcófago por los Maestros),
pero envuelto en su Vestidura de Gloria o Atma Sarup, la unión del Padre con el Hijo o Hija,
2
Devolviendo al Espíritu ‘la gloria que tuvo antes de que el mundo fuese’.
Y tras esta Muerte, Resurrección y Ascensión el Iniciado se convertía en Maestro,
Un Hombre o Mujer Perfecto, dispuesto a realizar la ofrenda de su vida al Puro Amor
Hasta que finalmente, tras mil pruebas, transforme su cuerpo electrónico en Fuego Solar,
Y pueda alcanzar, transfigurado, las Ciudades etéreas de Luz de los Maestros ascendidos.
II
El Patriarca Orígenes en su ‘Contra Celso’ afirma: …”porque nosotros hablamos Sabiduría
entre aquellos que son Perfectos” y también …”estas enseñanzas secretas de Jesús
fueron conservadas en el seno de la Iglesia”. Aunque “la Divinidad de la Palabra
solo se muestra a los puros de cuerpo y alma para la Revelación de los Misterios”.
Luego cita la aparición de Seres Divinos (como en los Misterios paganos);
La percepción de las Jerarquías celestes; las Oraciones (decretos) de los Arcángeles…
Los Primeros Padres de la Iglesia (acusados más tarde de posturas heréticas) dejan claro
que no solo se predicaba con parábolas en las Siete Grandes Iglesias (hoy solo queda Roma)
de comienzos del Cristianismo original, sino que allí se practicaba la verdadera Gnosis.
La Sabiduría de esta Gnosis se transmitía en los Misterios Menores y Mayores (Pistis Sophia),
un camino distinto de la Vía de Contemplación mística, que conduce al Éxtasis y a la Visión
y que necesita de un cierto Conocimiento esotérico para evitar las trampas del mundo astral.
También se afirma que Jesús estuvo 50 años enseñando a sus discípulos en Cuerpo de Luz.
Y es el gran Maestre gnóstico y crístico Valentino, en su Pistis Sophia, el que afirma
que tardaron once años en atravesar el primer Misterio dentro del Velo.
Y luego, 40 años después, los subió a la montaña para recibir su Vestidura mística,
transmitiéndoles el conocimiento de todos los Mundos Espirituales y sus Palabras de Paso
“Yo os colmaré de Espíritu, y seréis llamados Perfectos en todas las perfecciones”
Solo quedaba ya el Misterio más elevado e inefable para los que renuncian al mundo,
ese a través del cual los hombres y mujeres se convierten en Christos vivos,
pues, en palabras de Jesús: ‘tales hombres son Yo mismo y Yosoy esos hombres”
Es el secreto más sublime: Convertirse en pura Luz y ser ascendidos dentro de la Luz.
No hay otra fuente para el verdadero Amor, el alfa y el omega del Cristo, ese gran Sacramento
que tan poco practican sus llamados discípulos y creadores de los ritos que El nunca enseñó.
La Comunión entre hermanos que solo los Perfectos transmiten con su mera Presencia,
con sus manos desnudas, su aliento de vida, su propia aura o la mirada de sus ojos.
Y este milagro solo lo consiguieron en vida Juan el evangelista, Santiago y Pedro en la vejez.
Solo ellos vivieron el pleno Amor crístico que va más allá de la Conciencia búdica del Testigo
Y la pregunta clave es ¿volverá la Iglesia a la enseñanza mística de los Misterios Menores,
para que los seres de corazón realicen los Mayores, atraigan a los Ángeles como maestros
y Jesús vuelva a ser el Hierofante, el Instructor Divino? El tiempo se acaba sin lograrlo.
La Jerarquía de la Inteligencia y de la Santidad tiene que ser reconstruida
reconociendo solo a los Seres realizados para que instruyan a los creyentes,
como el Temple intentó en la Edad Media con sus Principios sinárquicos.
III
En los Misterios se enseñaba y quedaba resumida la Ciencia del Ser y del Devenir,
empezando por la constitución sutil del Cuerpo (Chakras, Fuego Divino, Aliento de Vida)
hasta llegar a la diferencia esencial entre el Cuerpo natural y el Cuerpo espiritual.
Para Pablo de Tarso “los cuatro componentes del Cuerpo natural son efímeros”
y están sujetos a la disolución orgánica, etérica y mental del plano carbonado.
Son la Forma física, la Vitalidad, el Cuerpo emocional o astral (presente en los sueños
y en el momento de la muerte) y el Cuerpo Mental (unido a los planos celestes).
El Cuerpo Espiritual por su parte es una trinidad: La Envoltura Causal (vidas anteriores);
el Cuerpo de Felicidad (lo divino en el hombre/mujer iluminados); y la Mónada Espiritual.
3
Y para que un ser humano pueda llegar a este plano y ser un verdadero Hijo de Dios,
o Salvador del Mundo, ha de atravesar las Cinco Iniciaciones del Alma y vivir la Unidad.
“…Porque en cada uno de estos Hijos, está Dios manifestado en la carne”
Repasemos pues los primeros cinco pasos esenciales e irrenunciables de la Escala de Jacob
(aunque existen otras enseñanza apócrifas que los resumen en siete y no en cinco etapas):
1- El Nacimiento del Cristo en el discípulo (después de la persecución de Herodes)
2- El Bautismo con Agua y Espíritu para ser reconocido como Iniciado (tentaciones en el desierto)
3- La Transfiguración en la Montaña y la Visión de los grandes Seres (sendero hacia la Cruz)
4- La Crucifixión del Maestro (dispuesto al sacrificio en la agonía del Huerto)
5- Y la Ascensión del Maestro en triunfo desde la inconsciencia hasta ser pura luz electrónica.
Un hombre-dios (o mujer-diosa), señor de los Cielos y la tierra, que ha Redimido su carne
Alcanzando la Inmortalidad de los Maestros Ascendidos (a pesar de la ignorancia del sacerdocio)
También recibían conocimiento y experiencia mística de nuestro Sistema Solar
Y de la distribución de las regiones de la Tierra entre poderosos Espíritus directores,
en palabras de Orígenes, que hoy llamaríamos los grandes Guardianes de Poder.
…”El Altísimo estableció los términos de pueblos y razas según el número de Ángeles de Dios”
Se conectaba directamente con los grandes Centros de Conciencia o Chakras planetarios.
Con el Eje espiritual masculino en los Himalayas y con el Eje femenino en los Andes,
que atraviesan la Tierra y conducen cíclicamente los destinos del mundo…
Conocieron las etapas progresivas del despertar de las diferentes razas y naciones,
todo en línea con el progreso interno y la evolución de la conciencia de la Humanidad.
Supieron a través del ensueño sobre las antiguas civilizaciones llegadas a la Tierra,
sus orígenes estelares, sus logros, sus batallas y los dones que nos transmitieron.
Profundizaron en los Siete Rayos (ahora doce), sus regentes, sus centros de iniciación,
su papel en la historia humana, en el desarrollo del Ser y en la evolución planetaria
Con la iniciación a los Misterios Mayores se invocaba la aparición de Entidades superiores,
seres de elevada frecuencia o dioses manifestados, que elevaban con su mera presencia.
El Iniciado aprendía a ser Testigo, des identificándose de su cuerpo mientras vivía en él,
enfocando su atención en el pecho, donde mora su “eterno Principio Inteligente” (Jámblico).
Y ¿cuál es el propósito de invocar a las fuerzas arcangélicas o divinas? El Alma se transforma,
logra una perfección transcendente, se libera de las pasiones e instintos básicos,
y alcanza una mayor Energía y Conciencia en todos los planos de la existencia,
entrando a participar en el Amor divino y a sumergirse de lleno en el Océano de Beatitud.
Al conectar con la Vida divina nos hacemos divinos
“Entre la Trinidad del Espíritu (1-Voluntad/Poder; 2-Amor/Sabiduría; y 3-Inteligencia creadora)
y la Especie humana hay muchos grados y jerarquías de seres invisibles”.
En la cumbre están las Siete Llamas delante del Trono de Dios, los grandes Espíritus cósmicos,
cada uno a la cabeza de una inmensa hueste de Tronos, Potestades, Principados, Dominaciones,
y finalmente de Arcángeles y Ángeles que podemos convocar a través de los Nombres de Poder.
Ayer en los Misterios profanos de la antigüedad y hoy en las Escuelas y Círculos espirituales.
Estos siete ejércitos de seres inundan el universo y son el alma de las energías naturales.
Gracias a todos ellos, la Naturaleza deja lo virginal y se hace capaz de portar vida en su seno
IV
Egipcios, Aztecas, Tibetanos y la Pistis Sophia (Evangelio místico cristiano) coinciden en lo básico,
en los métodos intemporales de la meditación, de la oración, los mantras, los yantras y los mudras.
Cabe resaltar que la impecabilidad de la vida de Jesús el Cristo y sus cinco grandes Iniciaciones
ayudan como ningún otro camino al despertar de la conciencia individual y colectiva en la humanidad.
Además buena parte de los Misterios menores ayudaban a atravesar en vida la frontera de la muerte,
para alcanzar un sentimiento de dicha y desapego, al mudar la conciencia hacia los cuerpos sutiles
El Alma aprendía a actuar fuera del cuerpo denso (cabalgando Luz y Sonido) hasta alcanzar el Paraíso,
y allí conocía la “vida después de la muerte y antes del nacimiento” familiarizándose con ella.
4
A través del rostro y la voz de Dios (Luz y Sonido) recibimos la guía para navegar por esos mundos;
Por medio de la energía del Amor que abre todas las puertas, junto con los mantras o Palabras,
el Silencio mental, la Música de las esferas y el Color de los Rayos en acción.
Por un lado la luz azul de Alcyone en la frente (los Guías dimensionales), el próximo Sol central,
y por otro el poder de la Oscuridad, entonces representado por Orión y algunas estrellas negras.
Polos positivo y negativo de nuestra Galaxia, hoy mucho más complejos que esta sencilla dualidad.
El sentido profundo de la Gnosis no es por tanto ser salvados por un Cristo interno,
sino glorificados por el Cristo interior, colaborando así con la labor planetaria del Cristo externo.
No más discípulos, tenemos que convertirnos en el Hijo de Dios vivo y crear el Cuerpo de Gloria,
después de una vida entregada al servicio de la Luz y la Conciencia, hasta la Resurrección
y posteriormente hasta la definitiva Ascensión del cuerpo a los Cielos alcanzando la 5ªD.
Es así como el Cristo encarnaba en un Perfecto o Perfecta, ambos Salvadores del Mundo.
Decía el maestro Eckhart: “La Deidad suprema es la Esencia Absoluta (Wesen), incognoscible
no solo para el hombre sino para sí misma. Es tinieblas y absoluta indeterminación (Nitcht)
en contraposición con Icht o Existencia definida incognoscible”. Hay paralelismo con el Vacío búdico,
con el Tonal/Nagual de los Toltecas, o el Prakritti/Purusha, lo indescriptible conocido
y lo indescriptible desconocido del Samkya que está en la base de la Yoga de Patañjali.
A pesar del mensaje vivo del Cristo, el Amor divino como energía más alta y necesaria
para la evolución del ser y de la vida universal, no ha podido introducirse en la naturaleza humana,
ni tampoco en la terrestre. Este Amor sólo puede existir protegido por la humildad y la total entrega
y los cristianos han renunciado muy pronto a practicarla como no sea de ‘boquilla’.
Y aunque Jesús se haya manifestado, y se manifieste aún, como la encarnación de ese Amor,
sus llamados sucesores, como Pablo de Tarso, fueron incapaces de transmitirlo a sus respectivos fieles.
de irradiarlo con su sola Presencia y por tanto de convertirlo en el centro de sus propias Iglesias.
Insistir en que solo algunos de los primeros Apóstoles (Juan, Santiago, Pedro al final de su vida…)
y los llamados Perfectos entre los Cataros de la zona pirenáica o en las iglesias ortodoxas de las Gnosis,
eran capaces de contagiarlo, tanto por imposición de manos o por el aura que su sola Presencia,
(en orden con lo que hoy designamos como Pensamiento electrónico) creaba a su alrededor.
Seguían el camino de los Maestros Esenios, voluntariamente autoexcluidos de los Evangelios,
con una Realización interna tan grande que eran capaces de renovar esta transmisión
de Amor incondicional en cada Ceremonia de Comunión o Agapé, que llamaban Fiestas del Amor
No hay que olvidar, antes de terminar este relato, a María Magdalena símbolo del Amor perfecto
Amor que se manifestará diez siglos después en la devoción profunda a las Vírgenes Negras
y en los Templos levantados en su honor, especialmente en toda la zona sudeste de Francia
y en el Nordeste de España, en su nombre y no en el de María la Madre del Señor
(Madre geneticista de Sirio llegada de las altas dimensiones del Espíritu
para transmitirnos su genética sagrada y por tanto siendo para siempre nuestra Madre).
Fuera o no la esposa de Jesús y la madre de sus hijos (como afirma la Gnosis), llevara o no en su vientre
(cuando desembarcó en la costa norte mediterránea con las demás Marías) la Sagrada Sangre del Salvador
(el verdadero Grial de una sangre espiritualizada, capaz de manifestar los secretos actualizados
del código genético del futuro, entronizada más tarde en la dinastía merovingia…) lo cierto es que sigue
simbolizando actualmente la magia y la majestad de la Madre Naturaleza, de la Diosa encarnada.
La traición del cristianismo imperial al mensaje transcendente del Cristo se gestó progresivamente:
Hasta principios del siglo IV se extiende el periodo del resplandor espiritual del cristianismo.
Cuando, en los siglos siguientes se volvió religión de estado, fue el Zoroastrismo el que ascendió
como portador de la antorcha del Sol invicto. Y en el siglo VII es el Islam del Profeta
el que toma el relevo de la locura divina. Por tanto al fin del primer milenio, la humanidad
había renegado por tres veces del Amor para poner en su lugar el culto al orgullo,
a la ambición y al juego del poder personal. Un orgullo que es hijo de la intolerancia
(‘yo tengo la verdad y tu te equivocas’) y destruye epidémicamente el germen del Amor.
5
Ya sólo hay lugar para la culpa y el pecado, para la dura ascesis y el sacrificio de sangre,
para la oración de arrepentimiento, la oscuridad y la esclavitud de la obediencia monacal.
Toda la gloria se había perdido, todo el Amor por la existencia, por la magia de la naturaleza,
por lo femenino y por el servicio al resto de los seres humanos se había volatilizado…
El mensaje de Jesús había sido deformado, corrompido y mancillado para siempre.
Hoy más que nunca debemos recordar que Jesús vino a mostrar a los hombres y mujeres
de la Tierra, que por el simple hecho de ser humanos ya están salvados, sin nada que hacer.
y para siempre jamás y que, bautizados externamente o no, podemos vivir si lo deseamos,
y de una vez por todas, como encarnaciones plenas y totales de lo divino.
…Pero con el tiempo, el Evangelio siríaco, basado en el Sermón de la Montaña,
fue sustituido interesadamente, en manos de la degenerada aristocracia monacal,
por el testamento griego o canónico, y Jesús dejó de ser un hombre pleno del Amor Divino
(como el Buda Sakyamuni que renunció para siempre a ser confundido con algo divino)
para convertirse en un dios inalcanzable y por tanto inimitable, digno solo
de una devoción estúpida, que esclaviza al ser humano y lo aleja de sus orígenes divinos.
V
Es hora de recordar la Escala bíblica de Ascensión a los Cielos, hasta la plenitud del Alma
Dicen las escrituras hindúes y budistas que la columna vertebral es el eje de la Tierra,
con el Monte Meru al Norte y el Pótala al Sur. Este llamado ‘Templo del Alma’ se convierte
en el Templo de Salomón cuando el fuego oculto de la Diosa Kundalini se eleva sutilmente,
afectando a las 33 vértebras de la columna que “resplandecen como el sol por 33 años”.
Y Jesús afirma que ‘levantará de nuevo el templo en tres días’ después de su muerte,
que como sabéis fue en la Crucifixión del Gólgota a los 33 años, la Cuarta Iniciación,
equivalente a los 33 grados iniciáticos (Magister Templi e Ipsísimus de las Ordenes Ocultas).
En su parte inferior, la Columna vertebral sustenta el fuego sagrado o ‘infernal’ del sexo,
mientras en lo alto sostiene la perfecta esfera del cielo en el cerebro, con la Corona radiante.
La región cervical está en relación con los siete cuerpos planetarios
(Saturno, Júpiter, Marte, Sol, Venus, Mercurio y Luna), y el hueso Atlas sostiene el universo;
la región dorsal está relacionada con los doce signos del Zodíaco,
la región lumbar con los cinco elementos y la región sacra está regida por Escorpio
(donde descansa Kundalini). En lo alto el cerebro está rodeado de los 22 huesos del cráneo
(14 frontales y 8 posteriores), y de ellos dice la Quaballah:
‘el Señor dispuso las 22 letras hebreas en forma de muralla’.
En el cerebro los seis lóbulos de cada hemisferio (las ‘doce luces’ o ‘moradas’, hoy Estrellas)
que se unen en el Cuerpo Calloso del Tercer ventrículo dorado (el Trono del Señor)
La zona frontal es la parte objetiva y voluntaria, y el cerebelo la parte inconsciente
del sistema extrapiramidal y otros. Los doce centros son la Corona de Espinas de Jesús
(por el sufrimiento que producen cuando se ilumina el centro coronario -Corona de Majestad-,
que otorga poderes espirituales después de la segunda ‘noche oscura’ en Kether).
Se dice que los 12 discípulos (o luces) ‘reciben al Cristo con sus puertas y ventanas cerradas’
en el interior del Tercer Ventrículo, que se llama ‘la Gloria del Sekinath’ o la Divina Presencia.
En este cerebro, que ha de volverse telepáticamente sensible al mundo de las almas,
conviven tres glándulas (pineal, pituitaria y carótida) que forman el ‘triángulo de fuego’,
un transmisor de pura energía que emite a través del centro Alta Mayor
(equivalente a la proyección en la médula del centro Ajña Chakra),
en comunicación energética y luminosa con Anahata chakra en el pecho.
El mismo Ajña es el receptor de energías mentales o del alma, y el director de la Energía Espiritual.
Por encima hay otros centros, todos ellos dependientes de la luz de Sahasrara, el centro coronario,
que permite el descenso de las fuerzas del Espíritu sobre el Alma o psiquismo.
Cuando Sahasrar (a través de Ajña) y Anahata se unen, el centro coxígeo (Muladhara)
comienza su despertar, se inflama y se revela la gran luz de la Iniciación.
6
Dice la Cábala oculta que el héroe Chiran es “el fuego espiritual subiendo los 33 escalones
de la espina dorsal y penetrando en la Cámara alta del Cielo” (cabeza etérica),
de donde pasó al trono de Isis (glándula pituitaria) para invocar al dios Ra (glándula pineal).
Entonces ‘la Palabra sagrada y secreta le fue revelada’. También Moisés, por su parte,
sacó de Egipto (la mente apegada) a las doce tribus de Israel (facultades o luces en el cerebro),
levantando la serpiente en el desierto (Kundalini, irguiéndose desde la pelvis).
En América el Dios Salvador andrógino es Quetzalcóatl (Gukumatz, Kukulkán…), llamado
la Serpiente emplumada, y éste ha sido siempre el símbolo del Espíritu ascendente,
designado también como ‘Señor del Amanecer’. Y Asanga (budismo) afirma que es necesario
“descubrir la serpiente de la ilusión con la ayuda de la Serpiente de la Sabiduría,
y entonces la Serpiente dormida ascenderá hacia el Lugar del Encuentro”.
De esta manera, y a través de los Centros etéricos, las frecuencias astrales, mentales
y sobre todo espirituales llegan a la Conciencia, transformándonos en ‘elegidos que están
marcados en la frente’ (Apocalipsis). Las siete Iglesias o etapas de evolución son los 7 planetas
(estrellas), los 7 chakras, y las 7 iniciaciones (nacimiento, bautismo, transfiguración, crucifixión,
resurrección, elevación y unión). Los cuatro Seres ‘alrededor del Trono de Dios’
son los Cuatro Señores del Karma: Miguel (Sol), Gabriel (Luna), Rafael (Mercurio) y Uriel (Venus).
Los pétalos de los cinco primeros Centros suman 48 y los del sexto Ajña 96, en total 144,
Que es el símbolo de la Obra espiritual realizada: “Los 144.000 seres que serán salvados”
_____________________________

Comments
3 Responses to “Crónicas 2017 :: IX. Los Misterios Iniciáticos de la Antigüedad”
  1. marcelo dice:

    Mis imperfecciones son inagotables, prometo vencerlas todas, el dharma es inexcrutable, me comprometo a conocerlo, el camino al despertar es (parece ser), inalcanzable,….me comprometo a alcanzarlo.
    Envidiable conocimiento de literaruta esoterica Miyo..
    A los humanos de a pie, esclavos de un mundo del que no tenemos ni idea como salir y en la mayoria de los casos, no queremos , estos caminos se asemejan a la vision del cristo de la iglesia, una vida inalcanzable solo realizable por el hijo (unico) de Dios, trampa sobre trampa, ilusion tras ilusion, los gurues no alcanzan para todos y el bendedor de felicidad se ha hecho rico vendiendo su receta, que solo en su horno se cocina, Miyo es una posibilidad, mas alcanzable para unos que para otros de conocer otros estados, otras visiones.
    La iluminacion, la que veo sin mira de error, inalcanzable, envidiando los caminos con corazon que no atrevemos recorrer, no me quita el sueño, acabo de escuchar de una buena señora, “uno sabe que quiere esto y aquello y que de alguna manera podria tenerlo pero por alguna razon no puede y se pregunta ¿que he hecho yo contra Dios que no lo consigo?, nada, no has hecho nada, solo que no sabes que ni un dedo de tu mano se mueve sin el consentimiento de la divinidad que te habita”, y creo que me ha pegado en la frente de manera directa, fe, esa palabra mal entendida y peor empleada, conocimiento silencioso. Esa, es una buena meta. (prometo realizarla) :)

  2. Keshavananda Jesus Gomez dice:

    Gracias Miyo!!

  3. Hermano cósmico necesito agradecerte por tan enorme servicio , siempre leo tus crónicas además de los libros que bajé por internet…a la distancia te abrazo en luz y amor …

Leave A Comment

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!