Extraído de Cabalgando al dragón del vientre. Miyo.

_ana6356

Primero es reconocer que la luz no está del lado de lo bueno, y la oscuridad del lado de lo malo. Que no existe nada como esto es bueno y aquello malo, que cada situación es una mezcla de ambos, con su luz y su oscuridad. Simplemente tenemos que realizar que la raya divisoria (si la hubiere) pasa por el corazón. Sentir lo que sentimos sin disimularlo es un buen principio, siempre que sepamos evitar el enfrentamiento que producen el juicio y la culpabilidad. Entonces el camino más rápido para conectar con la  luz es la de hacerse consciente de la oscuridad que llevamos puesta. Somos espejos unos de otros y en este contexto la sombra aparece como lo que todavía no nos hemos atrevido a explorar así como los impulsos que no aceptamos en nuestro interior, mientras que la luz se manifiesta de las partes conscientes del alma.

Extraído de Cabalgando al dragón del vientre. Miyo.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com