Extracto del libro “Eres mi Diosa”. Emilio Fiel (Miyo)

bosque-retiro-mail-ana-maria

Lo masculino no puede construirse en oposición a lo femenino, siguiendo las pautas sociales conservadoras. Masculino y femenino son complementos en igualdad que se necesitan mutuamente para alcanzar la felicidad. No podemos poner a la mujer enfrente para impresionarla, asustarla, domesticarla, distraerla o apaciguarla. Porque esta situación frustra mucho a las mujeres que claman por un amor verdadero (su pecho se va llenando de emociones desbocadas que un día estallan sin remedio). Por otro lado hay que señalar que los hombres se asustan mucho ante el exceso emocional y sienten que no hay manera de satisfacer a la mujer.

Perciben el caos emocional como una fuerza devoradora de su masculinidad, y se alejan de ese mundo que le recuerda a su propia madre. Y cuanto más se alejan, mas aumenta la demanda femenina, y la sensación consiguiente de que las mujeres son de temer y ningún hombre puede entenderlas. Ante este estado de cosas, ellas llegan a la conclusión, bien argumentada, de que los hombres temen el compromiso. Y el conflicto se cristaliza sin remedio. Está claro que necesitamos valentía para afrontar este desafío, y fuerza espiritual para encontrar soluciones de equilibrio que sean para el mayor bien de las dos partes. Para amar hay que reconocer lo especial del alma de la otra persona, lo irrepetible de su existencia, y solo así los hombres saldremos del subdesarrollo emocional en el que estamos metidos.

Extracto del libro “Eres mi Diosa”. Emilio Fiel (Miyo)

1 Response

Responder a Rafael Cancelar respuesta

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com