Extracto del libro Los exploradores del crepúsculo. Emilio Fiel

65266_10201014748997537_1705091428_n

Cuando sentimos que se instala un creciente sopor, hemos de concentrar nuestra atención en cualquier cosa que estemos observando dentro del sueño. No como si se tratara de fijar la mirada sin parpadear, sino más bien como si tuviéramos que retener alguna característica secundaria y anodina del ambiente general que decora nuestro espectáculo intimo. También podría servir la clara conciencia de un sueño especial, sobre todo por la intensidad y la sensación de ser algo más real que la vida misma. Así tanto el lanzar ojeadas en el sueño para luego retornar a vernos las manos (lo que permite recargar de nuevo las baterías a voluntad), como fijar rasgos marginales de la visión (por ejemplo una piedra entre la raíces de un roble milenario), son los dos métodos mas eficaces para comenzar el desarrollo de la segunda atención.

Examinar minuciosamente de que están compuestos nuestros sueños es el camino mas rápido y menos complejo para volvernos plenamente conscientes mientras estamos profundamente dormidos.

Los exploradores del crepúsculo. Emilio Fiel

1 Response

  1. marcelo

    Cada vez que te leo o te escucho me pregunto ¿que estoy haciendo aca, en este pueblo, en este lugar en el que no me siento a gusto?, aun no se porque todabia no tengo respuestas, o que estoy esperando.
    Abrazo.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com