Extracto del libro Los exploradores del crepúsculo. Emilio Fiel.

Liuramae_Masyebra_LMB1880_BAJA

Ha llegado la hora de hacer frente a la mayor mentira que la huma­nidad ha sostenido durante los últimos milenios, la necesidad de la muerte. Disolver todos los recuerdos y empezar de nuevo desde cero en un vientre materno ya no tiene sentido, de la misma manera que el sufrimiento ha dejado de ser un camino de evolución adecuado a la nueva energía. No se trata de otros temas como la inmortalidad celular o la activación consciente de las trece capas del adn, sino básicamente de encon­trar respuestas válidas a las preguntas y a las inquietudes que tiene todo ser humano que habita nuestro planeta.

Sólo cuando nos sentimos vivos en un cuerpo sutil, observando nues­tro cuerpo físico dormido (en el ensueño diríamos cuando el soñado ve al soñador), comenzamos a avanzar por el camino de la liberación material. En el viaje del alma damos paso a los milagros y vamos recogiendo las perlas perdidas. Realizamos que no sólo tenemos una envoltura luminosa sino varios vehículos no físicos, a cada cual más refinado, para movernos por diferentes dimensiones y visitar dife­rentes mundos, en función de la frecuencia luminosa alcanzada por nuestra conciencia. Incluso en algunos momentos es posible saltar de una a otra de estas envolturas hechas de luz sin despertar en el mun­do cotidiano.

Los exploradores del crepúsculo. Emilio Fiel.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com