Percepciones

La esencia de toda religión es unirse con los demás, con el mundo y con dios. Aceptar y comprender las diferencias sin crear barreras, asumiendo el espíritu de unidad y la esencia divina de todos los seres. Quien separa entre buenos y malos es un hijo de la ignorancia, porque juzgar es obsceno y anti espiritual. No es posible sentirse en unidad con dios y en lucha contra el resto de los seres tan sólo porque lo llaman de otra manera o lo representan de diferente forma y con diferentes leyes. En el universo todo está enlazado sin remedio, la naturaleza y la meditación, la ciencia y el ensueño, el amor y la supervivencia. Y este cemento universal es el aliento de dios, que toda religión reconoce pero que tristemente casi ninguna ayuda a descubrir en nuestro interior. La separación es irreligiosa, la unidad y la unión de todo y de todos es verdadera religión. Reunir, re-ligar, re-fundir.

Somos muchos los que caminamos por la calle una mañana cualquiera y cada uno tiene sus problemas, sus amores, su familia, su trabajo, sus creencias, etc. Tenemos que ser conscientes del ser que nos une a todos, de ese espíritu que nos hace uno y que vibra en el corazón de cada corazón. Así la visión se hace más amplia, se expande la conciencia grupal. En vez de pensar en tonterías y de alimentar obsesiones, nuestro pensamiento debe dirigirse al ser, centrarse en el aliento de vida, percibir lo que es global, ese espíritu universal que todo lo inunda, que nos alcanza con cada aliento y cada palpitar, y que nos hace ser hermanos de todos los que pasean a nuestro lado. De esta forma dejaréis la ansiedad y la depresión a un lado y crearéis un puente arco iris entre la conciencia del mundo tonal de lo conocido y la conciencia celeste del mundo desconocido del nagual, hasta que seamos capaces de conectar con entidades y energías superiores.

Existe el camino del medio, la cuerda floja que mantiene el equilibrio de los extremos y cada guerrero sabe que paso a paso, transitando la senda del funambulista, avanza sin miedo por la vía de la impecabilidad y de la integridad. Cuando nos salimos hacia uno u otro lado perdemos el equilibrio, nos desviamos del centro, y aprendemos de nuestros errores, por defecto o por exceso, hasta recuperarlo de nuevo. Tenemos derecho a errar y cada paso a un costado es tan sagrado como permanecer serenamente en el centro. Así aprendemos las lecciones de la vida y ganamos en experiencia y madurez, es decir en sabiduría interna. Algo nos atrae que nos saca del camino, lo seguimos, probamos, sentimos, aprendemos, y luego volvemos al eje central para seguir avanzando sin tregua.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

3 Responses

  1. Vanesa

    Para los funanbulistas que sufrimos de vértigo, perder el equilibrio y encontrarse estas palabras es de GRAN ayuda.
    Muchas gracias Miyo por ello y por todo

    1. Eugenia Rivas Andres

      Nunca seran demasiado compartidos los articulos de Miyo, Hay tantas personas que aun no reciben la AYUDA o el regalo de leer los profundos articulos de MIYO que ojala pudieramos tomarnos un tiempo y compartirlos

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!