Cada uno proyecta sus circunstancias

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando pensamos en las ataduras y las cadenas que nos mantienen inmovilizados en esta sociedad absurda, creemos que la mayor esclavitud es no poder huir a ningún lado, porque poco a poco cada uno de los aspectos de la existencia va siendo invadido por el control y las normas legales. Pero de cualquier manera hay todavía prisiones más eficaces que estar atado por un contrato de trabajo, una hipoteca, los gastos mensuales, la seguridad social, el matrimonio, el colegio, los deportes de masa, el alcohol, etc. La más poderosa de las drogas paralizantes es la de una prisión de seguridad en la que ni siquiera sepas que estás encerrado y por tanto no hacer el menor gesto para escapar de ella porque desconoces su existencia.

Vamos al cine y necesitamos que las luces se apaguen para ver una película que ni siquiera existe, que es proyectada sobre una pantalla, desde el proyector que está detrás de ti, pero que tú observas frente a ti. Nosotros estamos llenos de creencias e ideas limitativas que nos encadenan de por vida a una cierta manera de ser, a una celda que hemos construido con nuestras propias manos. Las creencias y los miedos son los barrotes de esta prisión, y ni siquiera nos damos cuenta de que estamos dentro. Lo interpretamos todo según estas ideas y cuando sucede algo le damos un cierto sentido predeterminado, que es el reflejo de que somos cautivos de nosotros mismos, aunque proyectamos las causas de todo lo que sucede hacia el exterior. Pero en realidad lo mismo que el proyector y lo reflejado en la pantalla son uno, también nosotros y nuestras circunstancias somos uno. Y sólo siendo conscientes de todo esto quedamos libres en medio del camino.

Mientras las luces de la conciencia sigan apagadas verás siempre versiones diferentes de la misma película, pero si se encienden la hipnosis se acaba de golpe y comprenderás que todo lo que percibes es una mera proyección mental. Lo más importante es aceptar y tener la valentía de asumir que somos responsables de todo lo que nos sucede.

Cuando encarcelamos a través del juicio y del rencor a nuestros semejantes nos encerramos a nosotros mismos. Por lo que juzgas, serás juzgado, o mejor, te juzgarás. Liberar a los demás y a nosotros mismos es una sola acción interna que depende de nuestras decisiones. Hay que cambiar nuestra actitud ante las circunstancias de la vida y ante las personas que nos rodean. Aceptarlas sin juicio y sin querer que las cosas sean de una u otra manera, lo bueno y lo malo son valoraciones subjetivas y sin ningún valor. Lo que cuenta es el sentimiento y el respeto al ser del otro y a la libertad para manifestar su propia singularidad de la manera que libremente decida.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

2 Responses

  1. roth

    me ha llegado muy mucho este articulo.Esto es lo que llamamos Ego,¿no es así?,esta muy bien explicado de manera que se puede ver muy claramente.Yo lo veo muy claramente(en los demás),sin embargo ver lo mio me resulta más difícil,hay que hacer un gran esfuerzo de honestidad,de humildad,y para esto el ego,es muy eficiente,Para no ver mis barrotes,mis defectos,mi sombra,es muy eficaz juzgar a los demás,de esta manera uno siempre sale bien parado(el ego de uno,la carcel de uno)asi se apuntala más y más esa carcel,sibilinamente,se hace nás fuerte,incluso cuando uno crece en conciencia y conocimiento y estatus,tambien más sutil se hace´.Lo peor es quiza eso que apuntas. es el juicio y el rencor que antes de darnos cuenta(si nos damos)ya hemos hecho mucho daño a los SEMEJANTES.A menudo no es tan claro
    que eso es tambien lo que somos nosotros mismos y entonces vamos por la vida dando hostias (conscientemnte o no)y creyendo que somos lo mas guay de lo guay,y lo más ,bondadoso,consciente,despierto,y espiritualmente avanzado del mundo.de clase,o del pueblo.
    En esto de la proyeccion(no quier odesviar la atencion de esto del rencor y los juicios que me parece el meollo delos meollos)siempre me acuerdo de un cuento indio que me gusta mucha y sin duda todos conoceís,es el del elefante y los ciegos.Varios ciegos estaban tratando de dilucidar como era un elefante,uno agarrado a una pata decía,”un elefante es gordo y caliente,como una columna”el que estaba al lado de la trompa decia.pero qué dices,un elefante es como una serpiente delgado y alargado,el que estaba al lado cogiendo el colmillo decía,pero estais locos obviamente un elefante es frio y puntiagudo.pero todavia el otro que estaba asiendo la oreja encolerizado bramó:?PERO BUENO ES QUE NOS OS DAIS CUENTA DE QUE LOS ELEFANTES SON PLANOS?

    muchos recuerdos (buenos)y una sonrisa

  2. Rafael Santana

    Esta claro que cada uno vive en el universo que es capaz de imaginar.

    Imagino uno en el que la economía se basa en los recursos y no en el dinero.

    En el que todos los logros de la humanidad, son para el beneficio y el bienestar de todos.

    En el que la venda se caiga -por fin- y podamos disfrutar nuestra libertad en compañía del resto de seres que habitan el universo, con nuestro cambio y su ayuda entraríamos en una nueva era maravillosa.

    Que la luz el amor y el poder restablezcan el plan en la Tierra.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!