Desciende lo masculino sensible

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la antigüedad una persona no se convertía en maestra o profesor por pasar un tribunal o sacar un título, sino porque había dado muestras de sabiduría y era respetada por su buen hacer. Además si sus conocimientos no interesaban a los demás, nadie acudía a visitarle. Los indígenas durante largos años no han querido enviar a sus hijos a las escuelas estatales, justo por eso. Ellos no envían a los niños para estar cerca de alguien que no haya demostrado su propio saber y experiencia. Ni siquiera saben si son buenas gentes y qué tipo de cosas meterán en el corazón de los pequeños. Han leído unos libros sobre cómo enseñar y les han dado un título de reconocimiento, pero nadie sabe nada de sus ideas ni sentimientos, de su carácter ni de sus dependencias, de sus aspiraciones en la vida ni de sus principios. Es necesario saber en qué manos ponemos a nuestros hijos, qué tipo de personas son, qué van a compartir de lo que llevan dentro de sus corazones. Lo importante no es el envoltorio del título, lo importante es qué hay por dentro de las personas, de otra manera será como la trasmisión de un alma vacía, un diccionario repitiendo palabras sin espíritu, sin amor, sin belleza y sin visión de futuro.

En el 2008 tocó mirar de frente al elemento agua (la expo de zaragoza fue en ese camino), y deberemos limpiar mares y océanos, pero lo bueno es empezar por nuestro propio cuerpo. En todo este camino el papel de la luna es importante, ya que conduce las emociones y el agua. Ahora las emociones están desbordadas y lo escondido asciende para que podamos limpiar lo que tenemos pendiente. Hemos de focalizarnos en lo que está emergiendo: una profunda tristeza, rencor acumulado, angustia desaforada, etc. Casi siempre lo que más sufrimos es lo que tenemos listo para liberar de las células y del cuerpo entero, y está basado en creencias que ya no tienen sentido en la actualidad.

Mikhael insiste en la energía masculina lunar o energía del dios del agua. Ya se ha integrado la energía femenina solar y su expansión es visible en lo cotidiano, después de un largo periodo de siglos de ausencia. Despertó la creatividad, la sensualidad, la alegría y la pasión, especialmente en las tormentas solares. Lo femenino solar impregna nuestras vidas y ahora hay que integrar la energía de lo masculino lunar que también lleva siglos ausente. De esta manera se activan los códigos genéticos con sus secuencias cromosomáticas. Son las frecuencias, aún desconocidas, de osiris, de poseidón y de neptuno como dios de los mares y océanos. Se trata de lo masculino tierno, divertido y delicado.

Una ordenación del flujo de energía que ya no se manifestará explosiva e instintivamente, sino de forma regulada, con claridad y alegría. La energía masculino lunar es la fuerza luminosa y juguetona de los delfines. Nos sentiremos unidos a las mareas y a los seres marinos, especialmente los cetáceos, pero sabiendo quiénes somos y descansando en el centro del ser. Sería bueno recordar esto al celebrar las lunas llenas en grupo, porque los delfines viven en pequeñas tribus y saben proteger muy bien a los suyos. Son tiernos y con gran corazón, les encanta jugar (incluso con humanos), son muy inteligentes y mantienen varias conversaciones a la vez (sonar, telepatía, movimientos…).

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!