Un rosario de estrellas

 

 

 

 

 

 

 

Sólo he añadido algunos datos al magnífico resumen elaborado por ese conocido cercano que es Domingo Díaz.

El universo global consta de millones de galaxias, repartidas en múltiples dimensiones, incluso muchas de ellas no conocidas ni percibidas por el ser humano. Pero no necesitamos tanto cuando se trata de la tecnología energética de transformación planetaria. Estamos en una galaxia, la vía láctea, cuya alma galáctica o dios actuando, se manifiesta en sus dos aspectos masculino y femenino. Juntos forman el nombre de dios am-óm y actúan en la tierra como las energías de shiva y shakti, de cristo y de la diosa. Unas llegan del sol central, un cúmulo con millones de estrellas, y otras del hogar de la federación galáctica en orión. Ambos caminos pasan por las pléyades (somos su octavo sol), cuyos miembros actúan en la tierra desde la base de venus, aunque es la línea femenina la que más utiliza este sendero energético. De la tierra (los intraterrenos con adama de thelos a la cabeza) a venus (los mayas galácticos) y de allí a las pléyades (bajo el mando de astarté o innana).

La senda masculina comienza en 1- la tierra (bases submarinas atlantes) pero pasa directamente por 2- el sol donde entra la energía crística a nuestro sistema. Luego 3- las pléyades, de allí a 4- arcturus (que tiene la imagen de una estrella de seis puntas y la séptima estrella en medio), y después a 5- sirio que está en el origen de los cetáceos terrestres. La energía de cristo, cuyo origen viene del sistema triestelar de sirio, ha llegado repetidas veces a la tierra, y fué manifestada en lemuria a través del pastor numú —de manlux el país de las quince lunas— y de juno de la ciudad de supradeva (murió junto a su esposa ciega vesta); en atlántida por la humildad de anfión de orozuma (el primer hundimiento de la atlántida sucedió inmediatamente después de su muerte) y la sabiduría de antulio de manha ethel (veinticinco años después de su muerte fue el segundo hundimiento parcial de la atlántida); y luego el amor tiernísimo de abel, la siembra de paz y de justicia de khrisna, la renuncia suprema de buda, la fuerza formidable de moisés, taumaturgo y legislador… todo se sumerge en la luz divina para formar la apoteosis de jhesua-cristo que manifestó su esplendor ante dios y ante los hombres.

El sexto punto es la estrella vega (o alpha lirae) que es la estrella más brillante de la lyra, y en cuyo planeta avyon se originaron los primeros humanoides por obra y gracia de la confederación galáctica, a través de los felines que actuaron como dioses creadores.

En séptimo lugar está la constelación de lyra, devastada por una guerra que duró millones de años terrestres, y donde los humanoides hemos tenido un papel importante en la lucha contra la confederación oscura de ankhara.

El octavo nivel está en la constelación de orión donde reside la confederación galáctica y el consejo de los doce ancianos.

Desde la convergencia armónica del ochenta y siete se van levantando los condicionamientos mentales que la oscuridad mantiene sobre los humanos y entra en juego sirio, con cristo a la cabeza, para ayudar a los pleyadianos y encauzar espiritualmente nuestro camino en el plano terrestre. Más tarde son los lyranos los que intervendrán desde un plano superior para facilitar el primer contacto con nuestros hermanos de la confederación galáctica.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com