27 de Agosto: El nierika del lugar de poder

Estamos atravesando lugares de gran poder en el interior de la sierra de Urbasa, en Navarra. Espacios donde muchos guerreros, han tenido profundas experiencias a lo largo de los años (no muy lejos de aquí comenzamos hace treinta años la experiencia de la comunidad del arcoíris) y que se caracterizan por su facilidad para permitirnos acceder a estados alterados de conciencia, y sentir otras realidades misteriosas que nos relacionan íntimamente con el cuerpo sutil de nuestra madre tierra. Cuando penetras de manera sagrada en estos lugares (después de saludar a los cuatro vientos y de presentar las ofrendas oportunas), lo que eres internamente se ve potenciado por la energía telúrica y cósmica que está disponible. Se amplía tu cuerpo luminoso y tu campo energético, se intensifican tus emociones e incluso tus pensamientos.

Todo lo que está sin resolver sube a la superficie y si comienzas a luchar con ello, crearás una gran confusión en tu mente. Así que antes de penetrar en estos recintos de poder es necesario relajarse, dialogar con el lugar, invocar al mundo invisible, promover emociones elevadas y sentimientos espirituales, etc. Cuantas más personas hagan vigilias, ceremonias, danzas y meditaciones en estos lugares, más poderosos se vuelven y más se humanizan, de tal manera que será más fácil recibir mensajes precisos y entrar en espacios de alta frecuencia, con experiencias extrasensoriales y conciencia multidimensional.

Tienes que crear un círculo con piedras, sentir que no hay nada entre tu corazón y el poder que anima ese lugar, que estás desnudo ante lo invisible, receptivo y sin obstáculos. Por un lado ábrete a los sentidos externos y percibe todo lo que puedas los olores, sensaciones, observa cada piedra y cada sombra, escucha los cantos y los sonidos del mundo que te rodea. Y por otra parte permite que tu lado izquierdo se abra a percibir la magia y los sentimientos profundos, a ver lo que está detrás de la visión, a escuchar los mensajes dévicos del lugar.
La visión sutil que otorgan estos lugares es un nierika, lo mismo que la visión que otorgan los dioses del fuego (tatewari), del sol (tayaupá), de las aguas y también wiricuta (la tierra sagrada del peyote), sin olvidar a los marakamés o chamanes huicholes. El nierika comunica los mundos ordinarios con los no ordinarios y expresa el rostro de la deidad.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com