4 de Agosto: Limpieza del tracto digestivo

La gran cagada del guerrero. Hoy hemos realizado limpieza intestinal, shank prashalana, en Borja. Cincuenta personas tomando de tres a cuatro litros de agua tibia y salada (con un poco de salvia) en vasos normales de cuarto de litro. Los comienzos un tanto pudorosos a pesar del cachondeo general. Luego, una vez puestos en marcha con los movimientos (flexiones laterales, diversos tipos de torsiones para presionar los intestinos, uddiyanas, un poco de footing, la postura del arado para presionar el abdomen, masajes con los nudillos en la dirección del reloj…) todo ha ido mejor, por eso de que te olvidas de ti mismo en el fragor de la batalla.

Después de una hora realizando diversas prácticas (ejercicios abdominales, beber dos vasos de agua y la serie básica de cuatro ejercicios, luego otros dos vasos y de nuevo la serie) comenzó a dar fruto el apretón y poco a poco las dos terceras partes del grupo fueron entrando con mayor o menor facilidad en el desarrollo de la limpieza. El resto es mejor que utilice sales o una purga con treinta gramos de flores de azahar. Se trata de seguir hasta que el agua salga tan limpia como entra (o ligeramente turbia) y después hay que crear un tapón con arroz blanco y zanahorias (con un poco de aceite) antes de una hora de finalizar el ejercicio. No se debe dejar el tubo digestivo vacío por mucho tiempo.

A pesar de todo nueve personas se quedaron sin completar (o sin iniciar) el trabajo y les costó mucho comenzar lo que se llama el sifón (gases, estreñimiento, nervios…), incluso después de solicitar la ayuda de otros compañeros para que se sentasen suavemente sobre su barriga. Lo normal es que entonces se cree el sifón con las sales o una pequeña lavativa, que simplifica las cosas. Hay quién tomó hasta seis litros de agua y todo fue una fiesta que creó una sensación de hermandad entre los grupos de la escuela chrisgaia.

La colonterapia o la limpieza de colon realizada con máquinas no limpia el intestino delgado, además de poner en peligro energético a quienes manipulan estas máquinas, pues los “chamucos” que están acumulados en el colon transverso (en su unión con el colon descendente) son de una densidad tan grande que pueden crear enfermedades en quienes están cerca, y más si tienen el plexo solar abierto como suele pasar en las personas nerviosas o depresivas.

Un año después de escribir estas líneas, volvemos a encontrarnos a principios de Agosto en una experiencia semejante, aunque esta vez ayudados con media dosis de purga natural en un vaso con agua salada y puerros, que está francamente bueno. Éxito total, ni uno sólo de los que participan en el encuentro ha dejado de limpiar su tracto digestivo de manera adecuada. Después mucha sed, tapón de arroz con zanahorias y manzana, y una hora después mucha agua fresquita, además de una merecida siesta antes de seguir con el trabajo…

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com