8 de Abril: La abundancia es humildad


Estemos donde estemos dejamos un rastro en la luz, un patrón vibracional que es una fuerza unificada con muchos aspectos de individualidad, de tal manera que no hay dos humanos en el planeta con la misma huella espiritual. Hay un concepto de suma importancia entre nosotros y está relacionado con la abundancia, con la prosperidad, con la riqueza que le ha sido prometida a todo ser humano.

Lo primero es asumir que podemos obtener todo lo que deseemos, realizar cualquier deseo. Lo segundo es la comprensión de que somos capaces de realizar todos nuestros pensamientos, los de auto destrucción y los de salud, no sólo los buenos, todos. Nuestro pensamiento se convierte en realidad sobre la materia, podemos manifestar todo lo que pase por nuestra cabeza. Esa es la bendición y también el riesgo. Hay en nosotros una frecuencia interna que desde los planos etéreos se traduce como la capacidad que tenemos para crear la abundancia a partir de la luz que somos. Cada día pensamos y cada noche olvidamos, para volver a empezar…

Tercero: ahora el ciclo se vuelve del revés y cada día recordaremos un poco más que ayer, hasta que lo que llega del misterio del nagual se vuelva permeable y atraviese las puertas y las ventanas de nuestra mente consciente. Y finalmente es el tiempo de la gratitud y del gozo, de dar humildemente las gracias al universo y al espíritu, y de danzar sobre nuestras cenizas. Porque el orgullo de vanagloriarse hoy de lo conseguido, es una venda en los ojos del recuerdo para el día de mañana. Lo mismo que los comentarios negativos sobre los demás.

La abundancia viene de la humildad, de poner el hombro para que llore nuestro hermano mientras compartimos sus sentimientos, hasta ayudarle a abrir de nuevo su corazón al amor. Pero no alardeen de la abundancia o se volverán pobres de nuevo, y cada día vuelta a empezar. Hay que ver la belleza detrás de quién a los ojos del mundo parece horrible y así nunca sentiremos pena por esa persona, que es un reflejo de nuestro propio caminar antes de subir por la escalera de la manifestación. Abandona el papel de tirano que observa a la plebe como si ésta no fuera digna de mirarle a los ojos, y recuerda que ya pasaste por eso hace siglos…

Cada día al despertar somos la luz y la mente de dios en este plano de existencia, con la única obligación de hacer que la luz brille. Ese es el amor que sentimos por el universo, el sentimiento del corazón que honra a su creador y a la creación entera.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!