3 de Marzo: La memoria de las aguas


Los nuevos horizontes están teñidos por una atmósfera colorida de amor, alegría y creatividad, pero no es difícil comprobar que aún pervive una profunda tristeza y una sensación de pérdida en nuestro interior. Es como si la conciencia colectiva incrustase continuamente en nuestras vidas el miedo, la cólera reprimida y la falta de cariño por nosotros mismos. Lo hace para que podamos sanar estos sentimientos y seamos capaces de atravesar el ciclo de dolor, purificando su fuente original. Se trata de nuevo del elemento agua, que debe recargarse de amor, de paz y de claridad mental, para liberar todas las emociones antes descritas. Una vez reprogramado el amor en las aguas de nuestro cuerpo físico, habrá llegado el momento de transmitir esa frecuencia a las aguas de la naturaleza, que son un símbolo del flujo de nuestra conciencia.

Somos el planeta y podemos sentir lo que la tierra siente. Somos poderosos creadores y se trata de retirar la atención de los traumas del pasado y centrarnos sólo en el amor y la alegría. Así cargaremos las aguas planetarias con estos mensajes y demostraremos haber superado las heridas de la atlántida, para ascender por fin a la nueva realidad, del cielo en la tierra. También podemos y debemos reprogramar estos sentimientos de amor, gratitud y belleza en nuestro cuerpo, para actuar como guardianes de las aguas internas. Así que dejemos de asustarnos cuando soñamos con inundaciones, tsunamis o mares que se elevan y nos engullen, porque de esta manera estamos ayudando a sanar los residuos del trauma colectivo de atlantis y lemuria. Y ¿quiénes sostendrán el descenso del cielo sobre la tierra? Seremos nosotros los encargados de esa misión, los ángeles físicos, pues gozamos del poder necesario para mantener permanentemente la paz y el amor en nuestra tierra gaia.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

1 Response

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!