24 de Febrero: El frío favorece


Todo es válido en nuestro adn y no existen elementos sustituibles ni desechables. Es como una magnífica obra de arte en la que cada cosa está en su lugar. Hay una parte multidimensional de la que nadie hace caso, que funciona con todo lo que parece sobrar. Queremos explicar todo lo que constituye nuestra vida a través de las fibras de la doble hélice. Y en el extremo de las fibras están los telómeros, que defienden una repicación celular perfecta, formando una red que constituye el circuito del adn, con su carga bioeléctrica estimulada desde las neuronas. De tal manera que la electricidad corporal está implicada con el adn, pues hay una imperceptible corriente viajando por el circuito. No parece coherente que esto suceda, pero pasa como si el adn fuera un superconductor.

Y la corriente crea un campo magnético minúsculo propio del adn, que convierte a todo ser humano en magnético. Y como los campos magnéticos se comunican a través de la inductancia, transfiriendo energía, nuestro adn recibe informaciones magnéticas de todo el entorno, sean adecuadas o inadecuadas para su equilibrio. Por eso hay que evitar exponerse largo tiempo a campos magnéticos. De cualquier manera esta cualidad nos permite conectar nuestro generador magnético del adn con el campo magnético de la madre tierra, ya que hablan el mismo lenguaje. Por eso si abandonamos el campo magnético de la tierra enfermamos, como los astronautas o los que investigan en los polos (campos neutrales), por lo que han de crear campos magnéticos artificiales semejantes al de la tierra. Se enferman de cáncer, se altera la médula ósea, se debilita su sistema inmunológico. Los cambios de conciencia experimentados desde la convergencia armónica del año 87, han modificado la envoltura magnética de la tierra y la han enfilado hacia el despertar espiritual de la humanidad, permitiendo la intensificación de las percepciones intuitivas en los seres humanos despiertos.

Recuerdo unos comentarios en los que Kryón insistió por aquel entonces que para facilitar la adecuación a la nueva energía habría que moverse hacia los lugares más fríos y evitar el ecuador (las zonas tropicales y subtropicales), dónde se producen las mayores alteraciones planetarias: enfermedades, genocidios, guerras, etc. El ecuador es nulo magnéticamente y crea muchos desequilibrios en el adn humano. Resumir afirmando que la estructura celular humana en su camino evolutivo, ha necesitado siempre del campo magnético de la tierra, para mantenerse con vida y conservar el equilibrio.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com