6 de Febrero: Sé feliz, crea felicidad


La felicidad y la alegría internas están sometidas a unas leyes fluidas que hemos de aprender a manejar en la vida cotidiana. Lo primero siempre es estar bien con uno mismo, aceptarse, quererse, confiar en nuestro propio potencial y formular la perfección de la chispa divina que somos. Luego hay que aprender a renovarse en la meditación, a solas, ensimismados en la belleza de un paisaje, o mejor aún sumergidos en el vacío silencioso. Cuando estamos bien con nosotros mismos en la soledad, entonces somos redondos y podemos mantener una justa relación con cualquier otro ser redondo que encontremos en nuestro camino y que no sea una media naranja.

Relación en la que no podemos ofrecer más que lo experimentado repetidamente (sobre todo por haber caído en la oscuridad de su ausencia y haber salido con bien de la batalla). Sólo puedes dar lo que te das. Si te amas puedes amar, si agradeces a tu ser por las maravillas de la vida puedes agradecer a cualquiera por sus actos, incluso a los enemigos que levantan tu sombra. Se dice que sólo mata el que está muerto, pero esto también funciona con cualquier aspecto positivo, sólo el que se siente abundante y no tiene miedo a la vida, crea abundancia a su alrededor.

Siempre estamos buscando la felicidad fuera y creamos fantasías para encontrar a la mujer o al hombre diez, para que nos toque la lotería, para conseguir cosas, dinero, poder y fama. Y la verdad es que la felicidad es algo que depende únicamente del ser que ya somos y nunca hay nada externo que pueda conquistarla. Mientras sigamos fantaseando con el amor y la felicidad sólo encontraremos tristeza, angustia y frustración. Nada externo puede otorgarnos la plenitud. Quién es feliz atrae a gentes felices y crea la felicidad a su alrededor. Así funcionan las cosas. Sólo tú puedes conseguir la paz del corazón y construir tu propia felicidad. Luego podrás compartir eso con otras gentes.

Si eres feliz, podrás encontrar la felicidad junto a una pareja, pero si no lo eres será imposible que lo logres. Tienes que poder asegurar que no la necesitas para ser feliz, que también eres feliz cuando estás solo o sola, pero que estás dispuesto a compartir vuestra mutua felicidad con alegría. Por eso deja de echar la culpa a los demás. Tienes que trabajarte a ti mismo, porque el éxito de cualquier relación depende de ti. Es un lujo que compartís y no una necesidad – por eso cuando hay ligereza, las relaciones nunca se rompen. Tienes que ser suficientemente humilde para dejar espacio al otro y libre para que nunca tu pareja pueda conocerte de memoria. Tienes que ser un misterio para él o ella, y el amor podrá sobrevivir en esa tierra fértil. Una pareja son dos personas que comparten la felicidad que han conquistado a solas, no quienes necesitan al otro para ser feliz. Cuando ambas están bien separadas pero deciden vivir juntas, es que los fundamentos del amor están presentes.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

3 Responses

    1. Una maravilla compinche!
      Gozar de esta lectura, sentir en el pecho el eco resonante de la verdad que emanan tus palabras, vibrante.
      Y poder compartir con otras personas este sencillo planteamiento tan dificil a veces de asumir con impecabilidad. Acabo de reenviarselo a una amiga que seguro es lo que necesita leer esta mañana. Tus palabras serán luz, faro en esta neblina matinal de lunes para ella.
      Gracias!

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!