Nunca he podido disfrutar del sexo


Buenas tardes. Hace unos días envíe a Miyo una consulta sobre el amor, o más bien el sexo. Le contaba de mi trauma de pequeña y que nunca he podido disfrutar del sexo. Quería saber de qué manera espiritual se puede superar algo así para poder disfrutar plenamente de algo tan maravilloso como es el sexo, pero no sé en qué apartado contestará a esta cuestión. He mirado en la página, pero no encuentro nada. No sé si aún no ha contestado o busco de forma erronea.

¿Podéis ayudarme?
Gracias

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Saludos Mónica y disculpa el retraso en la contestación, pero han sido meses muy cargaditos en los que se me han acumulado las consultas. Ahora no tengo aquí tu primer mensaje (ni siquiera sé si lo he contestado), pero quiero mandarte de cualquier manera unas líneas por si no lo he hecho anteriormente.

Un trauma infantil en el que un adulto interfiere en la vida de una niña, puede alterar su capacidad para disfrutar de la sexualidad cuando alcanza la madurez. Especialmente por los problemas psíquicos que surgen y los juicios sociales que añadimos a la situación. Pero hay veces que la experiencia es tan fuerte que por sí misma ya lleva aparejado un gran choque traumático. Cuando no es tan sólo un problema de ‘meterte mano’, sino algo más profundo que exige una mínima colaboración (aunque sea forzada), o es una verdadera violación, pueden quedar rémoras inconscientes para toda la vida.
Y en ese caso no hay más remedio que recapitular la experiencia en concreto, y toda la relación posterior con el género masculino, además de pedir ayuda a un amigo íntimo para que nos ayude para que podamos asumir la sexualidad de manera suave. El cariño todo lo puede, pero tan sólo cuando el espasmo vaginal se ha relajado lo suficiente, y los miedos a la penetración o al contacto sexual se han diluido. Hay que avanzar muy lentamente, y mejor hacerlo con un amigo comprensivo que con alguien del que estamos enamoradas, porque en este último caso la relajación es casi imposible (lo mismo que en el caso de la eyaculación precoz). Date tiempo, pero emprende de una vez la batalla, que por sí misma nunca puede solucionarse de manera natural. Una de las posibilidades es acudir a un encuentro de tantra e ir comprendiendo otra manera de hacer el amor, de mirarse a los ojos, de relajarse y respirar, de meditar en pareja, de mantener una larga relación sin eyaculación con pequeños movimientos de la musculatura llamada Ki, etc.

Por último añadir que cada situación ha de resolverse e integrarse en su propio nivel de manifestación, y el camino puramente ascético o espiritual tan sólo conduciría a dejar a un lado los problemas y no a resolverlos. Mirar las cosas de frente; perdonar a quién está enfermo quizás porque también fue tratado de esa manera en su infancia; meditar y recuperar la justa relación de felicidad y plenitud con el cuerpo está bien, pero finalmente el movimiento se demuestra andando y tendrás que afrontar la sexualidad en el terreno que le es propio y ser consciente de los bloqueos que surgen, de los miedos, de los rencores acumulados, y del dolor de la niña interna ante una situación que en su día le resultó incomprensible.

Con cariño,
Miyo

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com