La cabaña de oscuridad (día 3 de 3)


16-09 Guerrero cósmico
Último día de la onda encantada de la semilla

Duermo más o menos bien, muchos sueños en apariencia triviales, un gato medio quemado moribundo que despierta mucha compasión en mi hija … unas casas con una montaña de plástico enfrente y gente escalando con botas de alpinistas por fuera de mi ventana, o sea una casa montaña y yo bañándome con un amigo en mi bañera y la gente pasando por delante, entre divertido e incomodo… Un lindo romance en el mar, besos mezclados con salitre. En el del gato había un liquido como mercurio y yo tenía que zambullir mis pies (¡muchos fluidos por todos lados, ¿no?!)

Bueno, aunque Miyo ya me ha dicho varias veces que no pida más historias, que tengo suficiente, me queda algo importante.

Bien, eso que para mí es importante es aclarar las razones por las cuales un día de abril, «luna lunar» de la primavera pasada, una rama de un árbol se cruzó en mi camino, azotándome y rasgándome profundamente la cornea del ojo derecho. De momento tengo una cicatriz «incurable» que, aunque no me molesta, me impide ver con claridad. En ese momento reconozco que estoy un poco cansada del trabajo de todos estos días y es un tema que tengo que ver con … ¿prudencia? Una voz dentro, (aunque muy pequeña, la verdad ¡ja, ja!) me dice que quizás no sea el momento pero casi a la vez que me resuena, una parte de mí ya esta demandando la información e invocando «lo que tenga que hacerse», agarrada a la mano virtual de Miyo me preparo para el viaje.

Viene un hombre, es un religioso, un pariente (dos o tres días antes de mi encuentro con la rama había hecho una constelación familiar con mis pariente que habían renunciado a la vida social, conyugal, por la seglar). Viene llorando, pero enseguida me doy cuenta de que en verdad esta muy enfadado, y así es, de repente abre su hábito y me muestra con ira un cuerpo que siente como el de un demonio, rojo encendido y su pene totalmente erecto, hay mucha ira en su mirada y su pose es agresiva, solo mostrando lo que yo entiendo que es como se ve a si mismo cuando se despierta su energía sexual.

Me acerco con suavidad y le toco su plexo solar, le muestro que mi cuerpo es un instrumento para amar y desde el lugar más puro que hay en mí, cojo su pene erecto y me lo meto en la vagina, «tu miembro lo creó Dios para fundirte con la mujer en el éxtasis del amor», mi vagina lo acoge con amor, no hay movimiento, nos quedamos unos segundos de eternidad ahí, y de repente siento que quiere eyacular, lo saco y le digo que no voy a permitir que lo haga dentro, en un instante él entiende todo y eyacula, como una fuente, su semen nos cae como lluvia fresca. Entonces le miro a los ojos y me doy cuenta de que son iguales a los míos y a los de mi padre, una gran emoción me embarga, de haber recuperado una parte de mi pasado familiar, le pido disculpas por no haber enfocado el trabajo de las constelaciones con más cuidado y consciencia, le doy las gracias por existir y nos despedimos. Entonces me viene el pensamiento de que si el cambio ya se ha hecho en mi ojo, a un nivel energético puede volver a su estado sano.

Vienen los «médicos del cielo» y me dicen que si quiero me ayudan, hay una parte de mí que no se lo cree, y empieza un diálogo loco en mi mente, pues si los «médicos del Cielo» no te curan el ojo nada de lo que has vivido estos días en la oscuridad es real» , » si confías todo se logra», «venga, ayudadme seres de luz», «¡na! ¡que tontería! ¡no existen los «médicos del cielo»… Ellos también intervienen en el diálogo pero yo ya no confío en lo que escucho, confundida, abatida… canto «yo honro ese ser en mí donde el universo mora, yo honro ese ser en vosotros donde el universo mora, Namaste..»

Y viene Est- con Miyo al teléfono.

Bueno, ya está. Me merezco un descanso, después de aquella batalla mental ya siento que la labor ha concluido. Siguiendo el consejo de Miyo conectaré con la energía mística del lugar y esperaré a que el sol caiga un poco para salir.

Tal y como hice el día anterior conecto mi corazón al corazón cristal de la tierra y entonces me viene la imagen de mi cuerpo como una copa en la que el cielo derrama un liquido dorado (propuesta de Miyo que mi alma reconoce gratamente) y ese líquido sale por mi chakra raíz y baña toda la tierra del fluido. Invoco a Cristo»sh» y siento que se me pone delante, nos miramos, su mirada me refleja toda mi pureza y me conmuevo, me abraza por detrás y yo dejo mi cuerpo cansado en sus brazos.

¡Gracias Miyo!

Gracias a todos los seres de luz, a los guardianes del lugar, a mis eternos acompañantes, a todos los seres que han venido a limpiar, a recordar, a sanar.. a las piedras, al agua y a los pájaros, que atravesaban tímidamente el silencio con sus esperanzadores trinos.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

1 Response

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com