El Tótem del 2012

Me han pedido que os hable del Totem y os cuento.

En el año 86 Diego de Vizcaya, ofrendó un totem de madera de 8 metros de alto -que él mismo había construido- a la Comunidad del Arco Iris, pero nunca llegamos a completar el traslado, especialmente porque al año siguiente, y para la Convergencia Armónica del 87, tuvo lugar mi partida de Alcover (Tarragona). Años después -cuando ya habíamos pasado la frontera del 2000- ese mismo totem, más estropeado por los años y la intemperie, llegó a Liuramae e incluso estuvo un tiempo erguido frente al viento del Moncayo.

 

Más tarde, en el 2002, se derrumbó en un día de tormenta y se redujo su altura a la mitad, cuando ya los tipis habían sido renovados. Los dos temascales que se ven al fondo entre los tipis (distintos en cada foto) ya pasaron también a la historia y ahora tenemos uno de madera que es casi subterráneo. Poco a poco la madera se iba abriendo y también a él le llego el momento de volver a la Tierra.

 

Pasaron algunos años. Soñé con un totem alrededor del cual nos reuníamos a meditar y realizábamos ceremonias de hermandad. Eran las fechas elegidas del 2012 y el totem jugaba el papel de antena dimensional. Sentados frente a él en silencio nos comunicábamos con otros planos de la existencia y recibíamos mensajes de los hermanos de las estrellas. Era de metal (con cristales, orgonitos, cerámica, distintos materiales orgánicos) y expresaba la presencia viva de los cuatro elementos, con fuego y agua, copal y cristal.

Comuniqué el proyecto en uno de los encuentros de la Escuela Chrisgaia, y un par de artistas catalanes se sintieron implicados y con ganas para colaborar activamente. Uno de ellos, Ramón, lleva ya un año viviendo con nosotros y trabajando en su construcción. El mismo día que pusimos la estructura de metal que podéis ver en medio de los andamios en la cuarta foto, nuestra yegua negra con la mancha blanca en la frente, Estrella, coceó el anterior totem de madera y lo hizo polvo, mejor dicho le hizo morder el polvo. Y así comenzó esta nueva etapa, que ha durado ya casi un año.

 

Arriba el águila saliendo del dragón (la luz saliendo de las tinieblas), abajo la Diosa madre sobre la tortuga, el bisonte, el gran cuarzo y la cruz templaria. En medio el fuego del dragón y del jaguar; y el agua de los delfines, que se vierte además por la mano de la Diosa. También un gran sahumador y un shiva lingam, alrededor del cual se enrosca el dragón que desciende desde lo alto por tres vueltas y media. Todo se cerrará con un pequeño altar en forma de cueva abajo, un lugar para el fuego, el agua corriendo, y el sahumador ofrendando copal.

Vamos lento por lo de siempre: la falta de presupuesto. Y más en este mes enero. Pero pronto le daremos un empujón fuerte como el que le hemos dado estos dos últimos días al poner y soldar las alas.

Es un símbolo de cambio para el 2012 y por eso cada una de las formas que en él se representan tiene un significado, el cual os contaré otro día, cuando esté más avanzado. Pero nuestra antena ya vuela, y sentado ante ella anteanoche, después de cantar unas alabancitas a la Juanita, preparando su Levantada de cruz, reviví un rato el parecido entre la cruz, el totem, las alas, el ángel, la muerte, el vuelo, y la unión de lo horizontal con lo vertical. Expresión de esa poderosa cruz de la ascensión que teniendo como centro el Timo, se abre hacia los pectorales en horizontal (tres dedos por encima de las tetillas) y hasta el plexo solar en vertical.

Nada más por hoy, pero no olvidéis que aquí nos veremos en su día, en un círculo de poder alrededor del Totem convocando la ascensión de la madre Tonantzin y de la humanidad entera.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!