20 de Agosto: Limpiando los armarios de la ropa vieja

En esta encarnación hemos llegado a la Tierra para vivir y experimentar la nueva energía, y muchos de nosotros hemos establecido acuerdos a nivel del alma para conseguirlo. Por eso no es difícil asumir que muchos seremos privados de todo lo que haga referencia a la vieja manera de vivir y sentir: posesiones, amores dependientes, seguridades intelectuales, creencias limitativas, estructuras mentales de dualidad, emociones negativas. En este difícil proceso tendremos que vivir las contradicciones que trae consigo el despojarnos de lo que ya no sirve, deberemos aceptar los cambios bruscos en nuestras vidas y agradecer lo nuevo que nos conduce hacia el tiempo futuro, tras las huellas de lo que hemos elegido libremente como contrato del alma.

Además es hora de asumir que no estamos, ni somos, solos. Hay una caterva de seres que nos rodean y que son parte del espíritu que yo soy. Algo así como un consejo de ancianos constituido como el ser superior que me da guía y consejo cuando lo solicito. Un consejo que conecta las dos partes del velo de Isis y que ni siquiera toma represalias si no le haces caso. Ha llegado la hora de dirigir nuestra energía hacia este grupo de conciencia, de agradecer su disponibilidad y de encauzar nuestro amor hacia ellos. Quizás amarse a sí mismo sea amar esas partes que constituyen mi yo soy, y que forman parte de mi realidad global.

El ser superior es capaz de crear las situaciones y los signos que manifiestan todo aquello que solicitamos a dios en nuestras oraciones. En vez de rogar o invocar hay que ordenar, en vez de la oración hay que formular el decreto adecuado, desde la divina presencia que yo soy. Se trata de crear la manifestación deseada en la materia-energía de acuerdo con la sabiduría y voluntad divinas.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Deja un comentario

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
error: Content is protected !!